Logo La República

Jueves, 2 de diciembre de 2021



NACIONALES


Próximo gobierno tendrá que analizar obligación de la OCDE que entra a regir en 2023

Impuesto mínimo global del 15% para empresas transnacionales genera incertidumbre

Diversos sectores hacen un llamado para respetar las condiciones actuales de las zonas francas

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Martes 02 noviembre, 2021

Laura Bonilla
El impuesto único global comenzará a regir a partir del 2023 según lo aprobaron en la OCDE. Laura Bonilla, presidenta de Cadexco, pidió un plan de contingencia. Shutterstock/La República.


El acuerdo para aplicar el impuesto mínimo global del 15% a las empresas transnacionales aprobado por la OCDE y ratificado por el G20 el fin de semana anterior, pone a Costa Rica en una encrucijada.

Por un lado, deberá tomar el riesgo de adoptar esta medida cumpliendo los lineamientos internacionales a partir de 2023 y abandonar los beneficios que existen para las zonas francas, o bien, convertirse en un socio rebelde.

Lea más: G20 ratifica respaldo al impuesto mínimo global del 15% a multinacionales

A nivel local, la puesta en ejecución del tributo, podría hacer que mucha de la inversión extranjera directa se vaya a un lugar que les dé mayor seguridad jurídica, a la vez que miles de empleos estarían en riesgo.

El impuesto aplicará para las compañías con ingresos superiores a los $890 millones, según lo establecido por la OCDE.

“Es de esperar que cuando entre en vigor este acuerdo, las empresas revaloren el peso que le asignan a variables de competitividad. Como país, debemos redoblar todos los esfuerzos para fortalecerlas y diseñar nuevas herramientas e incentivos que permitan proteger el empleo y la inversión”, dijo Andrés Valenciano, ministro de Comercio Exterior.

Lea más: Estos son los compromisos a seguir de Costa Rica con la OCDE

El camino de aprobación del acuerdo de la OCDE es largo. Este fin de semana se ratificó por el Grupo G20 y ahora deberá ser aprobado por cada uno de los países que lo suscribieron.

En el caso de que Costa Rica decida sumarse, el acuerdo debe ir al Congreso para determinar que normas del ordenamiento jurídico deben modificarse.

Sin embargo, no hay tiempo que perder para proteger el régimen de empleo de las zonas francas, según Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores.

“Un plan de contingencia es lo que solicita el sector exportador, de manera que le puedan dar seguimiento a los procesos internos y la sostenibilidad de las empresas que se encuentran en este régimen”, dijo Bonilla.

Mientras tanto, en la Asociación de Zonas Francas analizan el tema con cautela y están a la espera de los siguientes pasos a nivel local e internacional.

“Consideramos que lo recomendable es esperar y ver qué avances se van dando a nivel de acuerdos internacionales. No debemos adelantarnos a sacar conclusiones acerca de un peligro para el régimen”, aseguró Alejandra Arguedas, integrante de la Comisión de Trabajo de Asuntos Legales y Fiscales de la Asociación de Zonas Francas, en un artículo publicado en LA REPÚBLICA.

Las zonas francas, en este momento, están exentas del impuesto a las renta y no están obligadas a cancelar impuestos de ningún tipo sobre sus utilidades, ya que su función es ser subsidiarias y trasladan bienes finales o intermedios y servicios a sus empresas matrices.

La situación es diferente para las transnacionales que tienen subsidiarias en Costa Rica, actualmente, están sujetas a una tarifa del 30% y al adoptar el impuesto mínimo global, esta medida los dejaría con una reducción del 15% de los ingresos fiscales, por lo que, el país perdería competitividad frente a otros países que sí apliquen el impuesto mínimo global.

La idea de la OCDE con el impuesto mínimo global del 15% es lograr una redistribución de cargas fiscales en función a los ingresos y evitar los paraísos fiscales en la medida de lo posible.


Impacto


El cambio será paulatino pero tendrá sin duda un efecto que se explica a continuación:

Jorge Eduardo Araya

Docente de la Carrera de Contaduría
Universidad Fidélitas


Es urgente la toma de decisiones, no hacerlo y adoptar el modelo del impuesto mínimo global traería consigo que empresas busquen llevar sus inversiones a otros países.
Es indudable que tanto en lo político y en lo económico nos enfrentamos a un enorme reto de modificar y adoptar nuevos sistemas impositivos, de no hacerlo, nos pone al filo de un peligroso precipicio al que podemos evitar caer.

Laura Bonilla

Presidenta
Cámara de Exportadores de Costa Rica


Un plan de contingencia es lo que solicita el sector exportador, de manera que le puedan dar seguimiento a los procesos internos y la sostenibilidad de las empresas que se encuentran en este régimen; asimismo, desde este gobierno y entrando a la etapa final de las próximas elecciones se deben trabajar en planes de acción que permitan continuar promoviendo la inversión extranjera directa.

Gerardo Corrales

Economista
Director Economía Hoy


El impuesto único global lo que busca es tratar de unificar los impuestos, sobre todo, a las grandes compañías tecnológicas y mejorar el tratamiento impositivo.
En el caso de Costa Rica, no todas serán sometidas a este cambio, por lo que, el impacto no será significativo. No se espera una caída significativa de la inversión por la aplicación del impuesto único global.

Fernando Ocampo

Exviceministro
Comercio Exterior


El régimen actual se evalúo por parte de la OCDE y cuenta con los sellos de aprobación internacional.
Los acuerdos ya suscritos por las empresas en este sector no van a cambiar y tendrían que ser respetados.

Andrés Valenciano

Ministro
Comercio Exterior


Es de esperar que, cuando entre en vigor este acuerdo, las empresas revaloren el peso que le asignan a variables de competitividad. Como país debemos redoblar todos los esfuerzos para fortalecerlas y diseñar nuevas herramientas e incentivos que sirvan para impulsar con mayor efectividad los objetivos que perseguimos en la nueva economía.


NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.