Enviar
Improvisar no es la solución


El reportaje titulado “Etanol cuesta más que la gasolina”, publicado por LA REPUBLICA hoy, alerta sobre los peligros de la improvisación.
La transición de una base energética a otra en Costa Rica o en cualquier otra nación debe ser la consecuencia de un serio estudio que genere un plan nacional integral, en el que se hayan contemplado todos los aspectos involucrados a partir de la producción y disponibilidad nacional de la materia prima.
Dicho estudio debe conducir a establecer una forma para llevar a cabo el proceso que redunde en beneficio de los sectores abarcados, especialmente del consumidor y contemplar la adaptación, sin deterioro, de la flota vehicular.
No pareciera que en este momento las cosas se estén dando de esa manera.
Por un lado, el país no es autosuficiente para producir la cantidad necesaria de etanol ni está en vías de lograrlo, puesto que los productores se manifiestan dispuestos a exportarlo si ello les reporta mayor beneficio.
Por otra parte, mediante la importación del etanol se paga más actualmente que el precio del petróleo a la fecha y se mantiene la dependencia del exterior. Recope compró la semana pasada poco más de 2 millones de galones de este insumo a la empresa brasileña Petrobras. Pero el 18 de noviembre adquirió este carburante alternativo a $1,81 por galón, cuando la gasolina rondaba los $1,23 por galón, es decir, un 32% menos.
Así las cosas, Costa Rica pareciera caminar en este momento por una ruta movediza, inestable e impredecible que no puede conducir a la verdadera solución del problema energético. Al menos no se nos ha informado de ningún análisis serio que contemple todos los aspectos del problema y diseñe una solución integral.
Por la importancia del tema, que atraviesa las diferentes esferas de la producción y la vida nacional, se torna indispensable contar con el estudio y el plan nacional antes mencionado, cuyo diseño y puesta en práctica deberá dar una verdadera solución sostenible y autosuficiente a los costarricenses.
Esto debería suceder de inmediato, puesto que se cuenta con recurso humano técnicamente capacitado para estudiar el problema, sin que el asunto entre en la peligrosa lentitud que ya caracteriza al país.
Ver comentarios