Importadores impugnarían prohibición para traer autos viejos
Un nuevo certificado de gas para los autos nuevos y usados, implicaría un gasto adicional que no se justifica, ya que al final un carro no rodará si no cuenta con Riteve, aseveró José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz. Gerson Vargas/La República
Enviar

201606221941570.rec-6.gif
Los importadores de vehículos usados no descartan impugnar el decreto del Gobierno que prohibirá a partir de 2017, el ingreso de automóviles con más de 12 años de antigüedad.

Aunque no cuestionan el objetivo del Gobierno para reducir la contaminación, sí se muestran inquietos por un nuevo certificado de emisión de gases, que tendría que acompañar a todo auto que ingrese al país, sin importar si es nuevo o usado.

Se trataría de un doble requisito, ya que actualmente la Revisión Técnica Vehicular también controla este aspecto, dijo José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz.

Lo más preocupante es que generaría un gasto adicional, que no implicaría en la práctica un mejoramiento en la calidad del aire, ni mayor seguridad, ya que a la hora de circular en el país, un automóvil no puede rodar si no cuenta con la inspección técnica vehicular.

“Queremos hablar con el Gobierno para que elimine este requisito. Si no conseguimos lo que deseamos, no descartamos acudir a los canales legales necesarios, o bien, ir a las calles a protestar”, agregó Carballo.


En cuanto a la restricción de traer autos con 12 años de antigüedad, Liliana Aguilar, directora ejecutiva de la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria, señaló que incluso se pudo haber extendido la restricción.

“La limitación a 12 años, siempre tendrá referencia a parámetros o tecnologías viejas y en poco contribuirá a impactar y disminuir eficientemente las emisiones al aire. Los consultores internacionales que analizaron la situación de nuestro país recomendaron la limitación total de la importación de estas unidades, sin embargo consideramos que una limitación gradual partiendo al menos de vehículos de seis años de antigüedad sería conveniente para el país”, aseveró Aguilar.

Sin embargo, dijo que no se descarta presentar una acción legal ante los tribunales y la Sala IV, ya que el Gobierno impuso de “forma unilateral” las nuevas reglas de importación, sin haber consultado a los sectores y ahora, se están “efectuando las respectivas consultas a las casas fabricantes para determinar la factibilidad de cumplir con los plazos que establecieron las autoridades en manera unilateral. Las casas fabricantes manejan sus tiempos y luego se adoptarán las decisiones que correspondan”.

De 2010 a 2015, la entrada de autos usados pasó de un 54% a un 30% en el pastel total de las importaciones, de acuerdo con el Ministerio de Hacienda.

Esto se debe principalmente a que en ese lapso las opciones crediticias para compra de vehículos nuevos aumentaron, mientras que ahora hay plazos más largos para pagar, intereses bajos y una relativa estabilidad en el precio del dólar, entre otros aspectos, además de las complicaciones de mantener en buen funcionamiento un automóvil viejo.



 

 

Ver comentarios