Arnoldo Mora

Arnoldo Mora

Enviar
Viernes 13 Abril, 2012



En el ámbito de la cultura popular, las tradicionales celebraciones de Semana Santa en los países de cultura hispánica se han convertido en un motor de la economía gracias al turismo

Iglesia y política

La influyente presencia de la Iglesia católica en el ámbito político, no solo se ha dado ininterrumpidamente a través de sus 20 siglos de historia, sino que sigue siendo noticia hoy en día. Recientes noticias han mostrado en diversos países esa polifacética realidad, que implican las relaciones entre gobiernos e iglesia local y/o Roma. En el ámbito de la cultura popular, las tradicionales celebraciones de Semana Santa en los países de cultura hispánica se han convertido en un motor de la economía gracias al turismo. Lo anterior no se opone a que haya posiciones no siempre coincidentes entre las principios éticos de la doctrina social de la Iglesia y los gobiernos u otras organizaciones. Veamos algunos casos dentro y fuera del país.
En Nuestra América, la noticia más destacada fue la visita del Papa a dos países que han sido escenario de las más grandes revoluciones del siglo XX. México a inicios de siglo vivió décadas de convulsiones políticas agresivamente anticlericales. Por su parte, la Revolución Cubana no llegó a esos extremos, por lo que nunca ha sido objeto de una condena papal. Hoy México tiene un gobierno conservador, pero vive sumido en una violencia que lo hace vivir prácticamente en estado de guerra civil. Por su parte, Cuba se ha abocado a profundas trasformaciones de sus instituciones surgidas de la Revolución. En ambos países el Papa mostró un gran equilibrio político, si bien asumió posiciones claras. Fue my crítico respecto a la solución puramente militar que, tanto el gobierno mexicano como el norteamericano, quieren darle al combate al narcotráfico. En Cuba, Benedicto XVI, al igual que lo ha hecho la iglesia local, apoyó sin ambages las reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro, sosteniendo que la interpretación que hasta ahora se había dado al marxismo ya no tiene vigencia.
En Costa Rica, lo más significativo ha sido la Carta Pastoral publicada por el Secretariado de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal. Aplicando la metodología de ver, juzgar y actuar, analiza los graves problemas políticos y socioeconómicos que hoy agobian a nuestro pueblo, proponiendo pistas de salida a la luz de la doctrina social de la Iglesia. Mérito de este documento es no recurrir a generalidades sin aterrizar ni comprometerse. Por el contrario, dice las cosas por su nombre. Hermoso ejemplo de lo que debe ser una auténtica posición política, que nada tiene que ver con la politiquería que busca complacer a todo el mundo sin sacar la cara por nada.
Por lo demás, este año se anuncia como muy prolífico en materia de cambios en las relaciones entre Iglesia y Estado. Estas no se regirán más por el artículo 75 de la Constitución (carácter confesional del Estado) sino por un Concordato. El canciller Castillo reconoció que las conversaciones al más alto nivel están muy avanzadas. Además, en los próximos meses habrá nuevo Arzobispo en San José. Para nadie es un secreto que este nombramiento está cargado de una significativa connotación política.

Arnoldo Mora