ICE asegura que no está facultado para pagar incumplimiento de Hidrotárcoles
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

El contrato de compra de energía suscrito entre los dueños del Proyecto Hidrotárcoles y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) no establece que la empresa estatal deba pagar al contratista ni a sus acreedores.

Para dicho proyecto, el Banco Nacional era el encargado de financiar el 70% ($117,5 millones) de la obra, sin embargo, solo prestó un 18% de ese monto ($21,5 millones).

La paralización de las obras, tras el rompimiento entre ICE e Hidrotárcoles, le costó al Banco unos $37,4 millones, que deben ser girados a la entidad.

Sin embargo, la garantía para dicho crédito era la planta misma, que quedó en un 47% de sus obras, así como la energía futura que le fuera vender Hidrotárcoles al ICE.

El ICE, por otra parte, se niega a asumir el control de la planta y por ende, los contratistas deberán asumir sus obligaciones con el Banco Nacional.

“Al no existir una planta construida o en operación, el ICE no puede asumir el control ni valorar esta decisión”, dijo la entidad en un comunicado.

La estatal resolvió poner fin al contrato con Hidrotárcoles el 15 de enero pasado, por el incumplimiento de un plazo máximo de tres años para finalizar la planta Planta Hidroeléctrica Capulín–San Pablo.



Ver comentarios