Enviar
Huelga paraliza construcciones en Panamá
Sindicatos celebran éxito y empresarios señalan seguimiento parcial

Dirigentes de los sindicatos y de las organizaciones panameñas celebraron ayer el éxito de la primera huelga general durante el Gobierno de Ricardo Martinelli, mientras los empresarios otorgaron un seguimiento parcial al paro y únicamente importante en la construcción y la educación.
La jornada de huelga, convocada en protesta contra la polémica Ley 30, incluyó una concentración en la que participaron alrededor de un millar de personas sin que se registraran incidentes en una plaza de la capital panameña, donde el paro apenas tuvo impacto en la actividad comercial habitual y no afectó al transporte.
Sindicatos y empresarios coincidieron en que la huelga tuvo éxito en los sectores de la construcción y el docente pero discrepan en el impacto en el ámbito nacional.
El Gobierno, que sólo había vivido una huelga en abril y agosto de 2009 con un paro en el sector del transporte, aún no se ha pronunciado.
El secretario general de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI), Gabriel Castillo, dijo a Efe que la huelga fue un “éxito”, con un seguimiento de entre el 80 y el 90% en los sectores de la construcción y docente.
“El impacto de la huelga fue similar en todo el país, aunque en los sectores de la industria, como la manufacturera, su impacto fue menor”, reconoció Castillo.
La huelga fue convocada el pasado sábado en apoyo a la protesta que realizaban los trabajadores del sindicato bananero de Changuinola, en el occidente del país, contra la ley 30, una controvertida norma aprobada por el Gobierno a mediados de junio que contempla restricciones al derecho de huelga y los controles ambientales, entre otros asuntos.
El secretario general de la Asociación de Maestros Independientes Auténticos (AMIA), Mario Almanza, precisó a Efe que hubo un alto nivel de conciencia y seguimiento por parte de los educadores.
“El mensaje que se le envía al Gobierno es bastante contundente (...) de la necesidad de un diálogo para que se derogue la ley, porque nosotros como docentes estamos conscientes del problema social que se va a dar más adelante si estas leyes continúan”, aseveró.
Entre tanto, el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias y Agricultura de Panamá, Fernando Arango, señaló a Efe que en el sector de la construcción la huelga fue total “pero en general ha sido poco seguida”.
El representante empresarial llamó a los sindicatos y al Gobierno a sentarse a dialogar para superar las diferencias que han llevado a la huelga, convocada en protesta contra la Ley 30, denominada popularmente “Ley chorizo”, que contiene reformas controvertidas en materia laboral, ambiental y policial.
“Hacemos un llamado como Cámara de Comercio de no a las huelgas. No apoyamos las huelgas que se están llevando a cabo de manera irresponsable”, dijo.
“La solución es sentarse y negociar lo que tenga que ser negociado”, agregó.
El Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), que agrupa a la patronal del sector, indicó en un comunicado que el paro sólo afectó a fábricas relacionada con el sector de la construcción, y una importante embotelladora.

Por otra parte, el fiscal auxiliar, Ángel Calderón, informó ayer de la suspensión de órdenes de arresto contra 17 líderes sindicales, que pesaban desde el pasado fin de semana, por, según medios locales, la comisión de un supuesto delito de asociación ilícita para delinquir y actividades contra la seguridad colectiva.
El secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (SUNTRACS), Genaro López, dijo durante la concentración que los huelguistas creen en el diálogo, pero exigen que se derogue la Ley 30 porque viola el derecho sindical.
Señaló que la decisión anunciada por el Ministerio Público contribuye a buscar una solución y al diálogo, pero la exigencia es que se derogue la ley, denominada popularmente “Ley Chorizo”.
Exigió que el Defensor del Pueblo, Ricardo Vargas, quien visitó la población de Changuinola el lunes, realice un informe veraz sobre la “brutal represión” de que fueron objetos los sindicalistas bocatoreños.
“Hoy se ha declarado una huelga de 24 horas y debe evaluarse su efecto. Si este problema no se resuelve tendremos que extender la huelga y enfrentar la situación que se presente”, expresó por su parte el secretario de Organización del SUNTRACS, Saúl Méndez.

Panamá
EFE

Ver comentarios