HSBC se suma al éxodo de bancos de Brasil
HSBC se convirtió esta semana en el tercer banco minorista extranjero que abandona Brasil. Bloomberg/La República
Enviar

HSBC se suma al éxodo de bancos de Brasil

HSBC Holdings Plc se convirtió esta semana en el tercer banco minorista extranjero que abandona Brasil o reduce allí sus operaciones en estos últimos dos años, dejando al país sudamericano con apenas dos en actividad.
Citigroup Inc. acordó vender su unidad de tarjetas de créditos y finanzas personales hace dos años y Société Générale SA decidió cerrar su división de finanzas personales en febrero.
También perdieron sus esperanzas en el país sudamericano: Bank of America Corp., Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA de España, Intesa Sanpaolo SA de Italia y Crédit Lyonnais SA de Francia, que cerraron sus bancos minoristas brasileños en las dos últimas décadas.
Brasil, geográficamente el quinto país más grande del mundo, es un lugar de castigo para los bancos minoristas que tratan de ingresar o crecer, y ya alberga al mayor prestamista de América Latina por valor de mercado, Itau Unibanco Holding SA, y al más grande por activos, Banco do Brasil SA.
En tanto pasó por alto en los últimos años oportunidades de adquirir rivales más pequeños, HSBC, con sede en Londres, también cayó víctima de los nuevos requisitos de capital después de la crisis financiera de 2008.
“Para crecer en una economía como Brasil, teniendo en cuenta el tamaño de su territorio, los bancos deben expandirse geográficamente”, dijo en una entrevista telefónica este martes Henrique Kleine, analista principal de títulos y valores en Magliano SA de Sao Paulo. “HSBC perdió la oportunidad de adquirir escala. En Brasil, ya no se dan las condiciones para crecer”.
Un ejecutivo de HSBC se negó a hacer declaraciones sobre la decisión en Brasil.
Brasil tenía en 2002 un mínimo de ocho prestamistas extranjeros que ofrecían banca minorista.
Después de la partida de HSBC, habrá dos: Banco Santander Brasil SA, una unidad del banco más grande de España, y Citigroup, con sede en Nueva York, que mantuvo su unidad Citibank en el país después de vender el negocio de Credicard.
Las empresas se fueron en su mayor parte después de una ola de adquisiciones por valor de $91.300 millones desde diciembre de 2002, según datos recopilados por Bloomberg.
Los prestamistas locales Itau, Banco Bradesco SA y Banco do Brasil fueron los compradores más activos en ese período, representando aproximadamente la mitad de las transacciones.
En ese lapso, HSBC gastó $951 millones, incluida la adquisición por $815 millones de Losango, la unidad de finanzas del consumidor Lloyds TSB Group Plc, en 2003. El banco contrató a JPMorgan Chase Co. para vender la empresa.

Bloomberg
 

Ver comentarios