Enviar
Hospital de Puntarenas sin audiometrías

Provincia presenta mayor índice de sordera total o parcial

Yessenia Garita
[email protected]

Desde hace cinco meses, la cámara audiométrica del Hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, se encuentra descompuesta, por lo que los pacientes deben continuar esperando o pagar los servicios en un centro privado si cuentan con los ¢12 mil que se requieren.
La cámara es un equipo que permite realizar audiometrías, un examen que ayuda a establecer los niveles de pérdida auditiva o sordera. En un centro privado los resultados de la prueba son entregados 30 minutos después.
“Al menos una o dos personas son devueltas a diario porque la cámara requiere un repuesto que, al parecer, no han conseguido. Los médicos les recomiendan a algunos pacientes, si tienen dinero, realizarse los exámenes en un laboratorio ubicado frente a la entrada del hospital. Quienes no tienen dinero deberán seguir esperando”, dijo Danilo Montero, funcionario del Monseñor Sanabria.
“Una persona fue devuelta en tres oportunidades, porque la cámara audiométrica está dañada. Todas las veces que ha venido a realizarse el examen tiene que irse sin que le hagan el estudio, porque la máquina no sirve”, agregó Julio Sequeira, ex miembro de la Junta de Salud del centro médico, quien asegura conocer las penurias que viven a diario los pacientes del hospital.
Actualmente, existen unas 98 denuncias del hospital puntarenense presentadas a las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social por faltante de equipo médico, corrupción, listas de espera, equipos en desuso, entre ellas una cámara hiperbárica.
“El costo de la audiometría no es muy elevado, sin embargo, el hospital debe proveer a los asegurados de este servicio”, manifestó Sequeira.
La cámara de audiometrías fue adquirida unos tres años atrás y desde hace cinco meses está fuera de funcionamiento.
“Nadie se ha interesado en comprar el repuesto que la máquina necesita, los pacientes deben esperar, mientras el problema auditivo puede ir empeorando”, dijo molesto Montero.
Los médicos solicitan el estudio audiométrico cuando consideran que existen problemas auditivos. Se les realiza a los niños, porque por lo general, presentan trastornos del aprendizaje o de lenguaje, problemas académicos. En el caso de los adultos, se practica cuando se les dificulta escuchar, no logran mantener conversaciones telefónicas o constantemente piden que se les repitan frases.
La mayoría de las personas sordas del país viven en las provincias de Puntarenas, San José y Alajuela, de acuerdo con el Censo de Población. En el país existen alrededor de 26.235 costarricenses que padecen sordera total o parcial. La mayoría tiene edades entre los diez y los 50 años.
LA REPUBLICA solicitó la versión de Randall Alvarez, director médico del Hospital Monseñor Sanabria, sin embargo, su secretaria Sandra Ramírez aseguró que no se encontraba.
Ver comentarios