Alejandra Esquivel

Alejandra Esquivel

Enviar
Jueves 20 Agosto, 2015

Hay dos puntos: lo que viene y ha de ser inevitable; y como no es novedad, ya vamos atrás en esta carrera de ser pioneros de cambios

“Horas mente”

Esta semana, en Fuerza en Movimiento de CNN se cuestionaba: Los conflictos en grupos de trabajo son casi inevitables, ¿cómo hacen entonces las empresas para que esas diferencias no afecten sus resultados?”
Los modelos de negocios presentados, son ejemplo fiel de que “lo único constante en la vida es el cambio”.
Las estructuras organizacionales verticales y la motivación profesional sujeta estrictamente a un ascenso vertical, son parte de una dinámica empresarial tradicional, que será reemplazada por neomodelos enfocados en resultados, en promoción de la productividad, en fortalecimiento de las empresas desde adentro hacia afuera y no forzando la adaptabilidad y expansión sin cimientos sólidos.
Acá hay dos puntos: lo que viene y ha de ser inevitable; y, como no es novedad, ya vamos atrás en esta carrera de ser pioneros de cambios. Si hoy se alza revuelo en Costa Rica por alternativas como “airbnb” o “Uber”; no habría de sorprendernos la resistencia que enfrentara el sector empresarial local, frente al reto de moverse a estas nuevas filosofías del mundo de los negocios.
Soy escéptica en esta materia específica: creo que a nuestro sector empresarial le tomará al menos una década migrar, en un porcentaje significativo, hacia estructuras organizacionales horizontales en las que todos los involucrados asumen a cabalidad sus responsabilidades.
Donde cada quien asume “el protagonismo de su propia historia” en el ámbito profesional. Donde se reconozca una forma de trabajo en la que prime el respeto entre la gente. Donde en las negociaciones se desborde creatividad e innovación con tal de llegar a soluciones que satisfagan/beneficien a todas las partes (la ya no nueva filosofía llamada ganar-ganar).
Donde el capital humano del país deje de orientarse hacia los problemas y comience a enfocarse en las oportunidades y desarrollo humano que ofrecen esos conflictos. Donde las empresas ticas marquen pauta, dejando de ser “seguidoras” para convertirse en “ejemplos” de modelos de negocios.
Una frase popular plantea que “el poder está basado en la percepción” (si su oponente piensa que usted es más fuerte, usted lo es). En este contexto, creo que el sector empresarial brasileño, chileno, mexicano, es más fuerte que el sector empresarial costarricense, principalmente porque tiene muchísima más inversión de “horas mente” vs. la cantidad de tiempo que dedicamos en nuestro país a reinventar nuestros estilos de empresariedad.
Cuando invirtamos más recursos en repensar nuestras empresas en etapas en las que no esté “todo perdido”, empezaremos a obtener resultados diferentes, al punto de que nuestra percepción sobre nuestro sector productivo, empezará a mejorar porque estará fundamentado en esfuerzos tangibles y no en réplicas de modelos que otros pensaron y diseñaron con base en sus realidades…
Cuando eso pase, nos sentiremos más fuertes, nos pensaremos más fuertes, actuaremos más fuertes y nos ganaremos la credibilidad de contar en Costa Rica con un sector productivo fortalecido… Defina su ruta basado en dónde está y hacia dónde quiere ir.

Alejandra Esquivel G.