Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Honduras abre puertas a obras hidroeléctricas

| Jueves 26 marzo, 2009



Honduras abre las puertas a nuevas obras hidroeléctricas


El anuncio efectuado por el gobierno hondureño de construir una importante represa, representa una buena oportunidad para empresas costarricenses que quieran competir por los proyectos, lo mismo que para profesionales nacionales ligados a este tipo de obras.
La obra implica inversiones potenciales por un valor de hasta $600 millones, la creación de miles de puestos de trabajo y la producción de energía limpia para el consumo interno y de exportación.
El proyecto implica una concesión por parte de la compañía eléctrica nacional (Empresa Nacional de Energía Eléctrica) a la Constructora Norberto Odebrecht de Brasil para construir y operar las represas de Jicatuyo y Los Llanitos, ubicadas en el río Ulúa, en el noreste del pa
ís, con capacidad total de 210 megavatios.
La administración dijo que también está previsto otro embalse en el río Patuca, que será financiado por Taiwán.
Anteriormente, los planes para el desarrollo de represas en Honduras han sido obstruidos por la preocupación sobre los daños que se puedan causar al medio ambiente, así como a las comunidades indígenas locales.
Honduras no enfrentará una inminente crisis energética, en el tanto en que la demanda pico anual sea de alrededor de cuatro horas terawatt, o sea menor a la potencia máxima de alrededor de nueve horas terawatt al año.
Por otra parte, cabe destacar que la mitad de la energía del país proviene del petróleo, el cual resulta caro y produce a
ltos niveles de dióxido de carbono.
Como uno de los dos países de América Central con numerosos sitios potenciales para represas hidroeléctricas (el otro es Costa Rica), Honduras desea reducir su dependencia
de fuentes energéticas importadas.
Además, la finalización de la red eléctrica de Centroamérica permitirá a Honduras ganar dinero con la venta del excedente de energía a los países vecinos.
La tecnología moderna, en muchos casos, permite la construcción de represas, que tienen un impacto ambiental relativamente bajo.
Las poblaciones locales pueden acceder a consentir la construcción de las represas, si obtienen un compromiso justo para su reubicación.
Actualmente Honduras cuenta con un consumo eléctrico máximo de aproximadamente 3,5 TWh / año, que ha ido aumentando a una tasa media del 10% anual.
El huracán Mitch fue un golpe devastador para la economía y ha frenado temporalmente la demanda de energía. Sin embargo, se prevé que la tasa de crecimiento se reanudará tan pronto como el sector agrícola —el mayor consumidor de electricidad en el país— se reestructure. Honduras tiene una capacidad instalada de 883,8 MW de potencia eléctrica, y que se divide en aproximadamente un 50% de energía hidroeléctrica, con la mayoría proporcionada por la Central Hidroeléctrica Francisco Morazán o El Cajón (300 MW), y aproximadamente un 43,1% del restante 50% de la capacidad térmica es proporcionado por el sector privado. Más del 90% de la energía eléctrica se generó a través de los medios hidroeléctricos hasta 1993. Sin embargo, los problemas económicos y financieros de la empresa nacional de servicios públicos han impedido la expansión de la capacidad hidroeléctrica instalada del país.