Hombres reinventan el rol tradicional de papá
José Muñoz y Bryan González, son papás de Eva de casi cuatro años. Dalia Molina, Aguecoco/ La República
Enviar

“Existe mucha curiosidad en nuestra relación, lo que somos es una familia y un equipo de tres donde lo importante es el amor”, explicó José Muñoz, quien junto con su pareja Bryan González, son papás de Eva de casi cuatro años.

Muñoz es uno de los tres padres que contaron su experiencia a LA REPÚBLICA, como papás que “se salen del molde tradicional”, los otros dos son un padre que cuida a su hija mientras su esposa trabaja y un papá soltero.

Estas historias se conocen con motivo de la celebración del Día del Padre el próximo 17 de junio.

Carlos Ortiz, rompe con el concepto “normal” de ser papá, ya que decidió cuidar a su hija mientras su esposa Jazmín trabaja con un horario de oficina.

Ser el padre que está todo el día con su hija, en sus quehaceres diarios y domésticos ha sido motivo de críticas de parte de sus amigos y familiares, explica Ortiz.

“Es difícil pero conforme las personas conocen nuestro caso entienden y comparten la experiencia”, agregó.

Erick García, publicista y padre soltero que se encarga de cuidar a su hijo Antonio, junto a la mamá del niño, también se beneficia de trabajar desde su casa.

“Trato de ser un papá más presente en la vida de mi hijo, tanto en las reuniones escolares, cumpleaños de sus amigos y en su crecimiento personal”, agregó García.


Hombres toman el control de roles considerados de las madres

Un mayor acompañamiento del quehacer de sus hijos, su rutina, tareas del hogar y su crianza, son algunos de los rasgos que posee este nuevo tipo de papá.

Este padre moderno ha tenido un rol más activo en la salud de sus niños y en las tareas educativas, con disponibilidad de las 24 horas y los siete días de la semana.

Este fenómeno se da por la mayor participación de la mujer en la fuerza laboral así como la reconceptualización de los roles familiares entre ambos sexos, asegura Carlos Vargas, sociólogo.

“Conforme han ido avanzando los derechos de las mujeres tienen mayor presencia en ámbitos nacionales, políticos y más oportunidades laborales, es por eso que hemos tenido el trabajo de resignificar lo que somos como hombres y en algunos casos como padres”, agregó Vargas.

La identidad del hogar está evolucionando, en escuelas, trabajos y en la cultura en general.

Ahora la decisión de quedarse en casa con los niños no es un fracaso de sus responsabilidades como hombres, sino una opción de estilo de vida.

Esta revolución y la posibilidad de trabajar remotamente o en formato de “freelance” posibilita una flexibilidad inaudita y una repartición en el cuidado de los niños que antes hubiera sido impensable.

Por un lado, con una evidente emancipación de la mujer y una mayor conciencia de género, no solo cambió la manera de organizar el trabajo y el tiempo con los hijos, sino también los roles en la crianza.

Adecuarse a que los trabajadores compartan y críen a sus hijos de forma igual que la madre es una tarea que las empresas deben entender.

En Costa Rica existen más de 19 mil hombres que viven en hogares monoparentales, que representan solo un 11% del total, donde el 89% corresponde a madres solteras, según el INEC. 


Diferentes historias

Tres padres contaron su experiencia al desmitificar el rol tradicional del padre, siendo ejemplo para otros hombres que quieran realizar esta labor.


José Muñoz

Otorrino infantil

Familia homoparental

20180614172002.530.jpg

Eva tiene casi cuatro años de edad, asiste al kínder, va a clases de robótica, clases de gimnasia y vive con sus padres, la única diferencia con sus compañeros es que es criada por dos papás en una familia homoparental.

En realidad a Muñoz, quien junto a su pareja Bryan González son papás de Eva, no le importa la orientación sexual, sino el ser padre, igual que los miles que existen en el país.

“La paternidad es un evento que te cambia la vida, que hace que se replantee la escala de prioridades en torno a un hijo o hija y en el que queremos que sea un adulto de bien”, dijo Muñoz, quien es otorrino infantil.

Para él, ser padre es una situación muy instintiva, de trabajo de tiempo completo que se realiza las 24 horas del día y los siete días de la semana.

“El amor es lo más importante, busco dar a mi hija seguridad, confianza y una gran autoestima, criándola en un hogar que respire paz”, agregó Muñoz.

El mayor consejo que Muñoz les da a los padres es que el vínculo entre padres e hijos se da por medio de la convivencia y es natural, el niño o niña tiene que vivir en un hogar donde se le valide como persona.

“Es emocionante vivir todos los aspectos de un hijo, espero que los padres estén ahí para ver todo lo que sus hijos pueden lograr, la base es el amor que le damos a nuestra hija”, finalizó.


Erick García

Publicista

Papá soltero

20180614172104.dia-padre-erick-garcia2.jpg

Estar en una fiesta de cumpleaños rodeado de niños y ser el único hombre alrededor de muchas mujeres que cuidan a sus hijos, hizo entender a Erick García que su caso como papá soltero es uno en un millón.

“Creo que la gran diferencia, con respecto a otros padres, es que mi hijo no solo me ve los fines de semana porque la ley lo estipula así, estoy presente en todos los aspectos de su vida. Todos los días lo recojo del kínder a su casa, hacemos la tarea, jugamos y pintamos”, dijo García.

Hasta el horario de trabajo de este papá cambió radicalmente desde que nació su hijo, ya que su jornada puede empezar a las 10 p.m. hasta las 3 a.m. luego de que Antonio se duerma.

“Gracias a que tengo mi propia empresa de publicidad puedo tener ese tipo de flexibilidad, todo mi día gira en torno a él, que mi trabajo se acople a lo que Antonio necesita”, agregó García.

Desde cocinar, ir a reuniones de las escuelas, fiestas infantiles y parques son labores diarias que García se turna junto con la mamá de su hijo, que también está presente.

La mayor crítica la recibe de la sociedad que en la visión de este publicista de profesión no está acostumbrada a que el hombre esté muy cercano a sus hijos.

“A veces piensan que soy un vago o que no tengo mucho que hacer, pero en realidad creo que es envidia de la relación que tengo con mi hijo y con la mamá de él”, puntualiza García.


Carlos Ortiz

Administrador inmobiliario

20180614173032.foto3-abridora.jpg
Gerson Vargas/ La República

Emily juega en su casa con muñecas y juguetes, mientras ve televisión su papá Carlos Ortiz le enseña palabras en inglés y prepara el almuerzo. Él decidió quedarse en su casa mientras su esposa Jazmín trabaja en horario de 8 a.m. a 4 p.m todos los días.

“Quería que estuviera conmigo, es más seguro y así le enseño muchas cosas diariamente, bailamos, cantamos y realizo los quehaceres del hogar”, agregó Ortiz.

La crítica que recibe es mucha, donde amigos y hasta familiares le aconsejan pagar una niñera o empleada para que él trabaje fuera de la casa.

“Me cae mal que digan que la crianza sea natural de las mujeres, yo lo estoy haciendo y mi niña es feliz, segura e independiente, como yo quiero que sea”, dijo Ortiz.

Él entiende que este rol no es algo que la mayoría de hombres puedan experimentar, y que más bien es un privilegio que él ostenta.

“Tuve que aprender a cocinar más saludablemente, con horarios más de acuerdo con lo que la dieta requiere y a bañarla, peinarla y combinar la ropita", finalizó.


Ver comentarios