Enviar
Apertura impulsará autosuficiencia mediante la eliminación de impuestos
Hogares podrán producir energía limpia
Además tendrán oportunidad de comercializar el excedente al ICE

Calentadores de agua que funcionan con energía solar, así como cocinas y refrigeradores, estarán más al alcance de los costarricenses, ya que gozarán de una derogación de impuestos, lo que permitirá que sean más asequibles para los consumidores.
El estímulo para que los ciudadanos adquieran tecnologías limpias con el fin de que produzcan su propia electricidad, forma parte de los alcances de la reforma hecha a la ley que fomenta el uso racional de la energía, vigente desde el 30 de junio.
Con estas facilidades se busca no solo crear hogares autosuficientes energéticamente, sino que también se abre la posibilidad de que la energía que les sobre puedan comercializarla al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
Las tecnologías que se estimularán serán las necesarias para la producción hidroeléctrica, eólica, solar y biomásica.
La implementación de este tipo de mecanismos permitiría un ahorro a los consumidores, al tiempo que contribuye a disminuir la dependencia de los hidrocarburos que enfrenta el país.
No todos los bienes se venden todavía en el país; no obstante, los sistemas para el calentamiento de agua con paneles solares ya están disponibles en empresas como Cotesa e Importaciones La Estrella del Oriente.
Como parte del programa el ICE lanzará un plan nacional para promover entre sus clientes la instalación de paneles solares o tecnologías para producir electricidad a base de biomasa (desechos orgánicos).
La energía que se produzca será interconectada a la red eléctrica nacional y mediante ese enlace se les permitirá a los pequeños productores proveerle los excedentes de producción que tengan al ICE.
Si bien la entidad estatal no pagará por esta energía, los clientes sí gozarán de una nota de crédito que les permitirá adquirir energía sin costo, en los momentos en que su producción sea baja.
“El pequeño productor podrá interconectarse con la red pública, por medio de un medidor distinto, que funciona hacia dentro y hacia fuera, para que cuando le sobre energía, esta se inyecte a la red, y al final, se le descuenta de la factura eléctrica”, detalló Teófilo de la Torre, ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones.
Una familia promedio consume 10 kilovatios por hora, y existen paneles solares que generan más de 80 kilovatios, lo cual permitiría tener un excedente de 70 kilovatios.
De momento, el ICE arrancará con un plan piloto que tardará un par de años con los clientes que quieran formar parte de él, pero dentro del proyecto de ley que busca abrir el mercado eléctrico al sector privado se incluirán las reformas a la legislación necesarias para que los usuarios puedan interconectarse y abastecer al ICE.
“El plan piloto es realizará con todo tipo de clientes, ya sean residenciales, comerciales o industriales, este plan nos permitirá en un par de años medir el impacto, el interés de la gente sobre el proyecto; asimismo, conocer las nuevas tecnologías, revisar y valorar las actuales; para posteriormente realizar un plan a largo plazo”, manifestó Gilberto de la Cruz, director del Centro de Planificación Eléctrica del ICE.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios