Hemofilia debe tratarse a partir de las 36 semanas de nacimiento
Quienes no se tratan la enfermedad corren el riesgo de perder la movilidad de sus articulaciones. Shutterstock/La República.
Enviar

En las personas con hemofilia el proceso de coagulación no funciona adecuadamente.

Por esto, sangran más tiempo de lo normal y algunas presentan hemorragias espontáneas en articulaciones, músculos y otras partes del cuerpo.



Si no se tratan a tiempo pueden tener complicaciones en sus articulaciones que pueden provocar que quienes la padezcan terminen con problemas de movilidad e incluso la amputación.

Por esto es fundamental detectarla a temprana edad e iniciar con los tratamientos, ya que es una enfermedad que no tiene cura. Esto se habló durante la Cumbre de Hemofilia que se celebró este viernes en México.

“Generalmente se inicia el tratamiento antes de que el menor cumpla los 36 meses; o sea antes de los tres años. Es un tratamiento en la vena, los niños reciben punzadas dos o tres dosis por semana durante toda su vida”, explicó Danny Ugalde, hematólogo.

Este trastorno afecta a unos 250 costarricenses.

La hemofilia es un trastorno con el que nacen las personas y generalmente se hereda. Sin embargo, unos 30% de quienes la padecen no la contrajo por medio de los genes de sus progenitores sino por algún cambio en sus propios genes.


Ver comentarios