Enviar
Hechos noticiosos enero

Reforma fiscal propone un 14% para el IVA

(17 de enero)

Tras varios meses de discusión y secretismo a lo interno del Gobierno, Fernando Herrero, ministro de Hacienda, presentó a la Asamblea Legislativa la esperada reforma fiscal.
La iniciativa pretende sustituir el impuesto de ventas, por el impuesto al valor agregado (IVA), el cual cubriría no solo bienes, sino también los servicios.
La intención original del Poder Ejecutivo era fijar un tributo del 15%, pero decidió bajar sus pretensiones como parte de la estrategia para tratar de reducir la oposición de los diputados.
Este el primer proyecto fiscal que envía el Poder Ejecutivo al Congreso, para el conocimiento de los legisladores.
A pesar de que el Ministerio de Hacienda duró varios meses concertando con sectores y elaborando la propuesta, desde que esta ingresó a la corriente legislativa, recibió una lluvia de críticas por parte de los diputados de oposición.
En los meses siguientes, esta primera propuesta será desechada, debido a la escasa viabilidad política con la que cuenta.
La reforma fiscal es el proyecto estrella del Gobierno y a través de esta iniciativa, se pretende recaudar un 2,5% del producto interno bruto, es decir, al menos unos ¢500 mil millones.
El 68% de los ingresos extras que generaría la reforma provendría del nuevo IVA. Un 24% resultaría de los cambios en renta, un 4%, del impuesto a la propiedad de vehículos y un 4%, del tributo al traspaso de los inmuebles.
El objetivo del proyecto, de acuerdo con el ministro Herrero, está relacionado con luchar contra el elevado déficit fiscal que ahoga las finanzas estatales, ya que para 2011 se calcula que este índice será de un 5,3% de la producción nacional.
De esta forma, el país sufriría el déficit más alto desde 1994 y el más elevado de América Latina, restando competitividad, estabilidad y crecimiento económico.

Ramsar confirma daño a Calero

(4 de enero)

Cerca de 225 hectáreas del humedal que se ubica en la costarricense Isla Portillo-Calero fueron devastadas debido a los trabajos que obreros de Nicaragua realizan en la zona.
El daño ambiental denunciado por las autoridades nacionales fue confirmado por la Convención sobre Humedales Ramsar.
Los técnicos en humedales denunciaron también la carencia de estudios de impacto ambiental de los trabajos que los nicaragüenses realizan en la zona, así como las afectaciones en la flora y fauna, y al caudal del río San Juan.
Además, resalta la carencia de sólidas bases técnicas que justifiquen los trabajos en Isla Portillo, en un sector conocido popularmente como Isla Calero.
Otro de los aspectos mencionados en el informe es que si la devastación continúa al ritmo actual se romperá la barra que separa Laguna Portillo del mar, mezclando agua dulce y salada, lo cual conllevaría efectos secundarios para los vecinos de ambas márgenes del San Juan.
El 11, 12 y 13 de enero el país pidió en La Haya el cese inmediato de los trabajos en Isla Calero, como medidas cautelares. La intención era evitar la destrucción ambiental y la invasión.


Blear gana elección en sindicato portuario

(21 de enero)

La mayoría de los afiliados al sindicato de Japdeva vota por la papeleta que ofrece mantener los puertos de Moín y Limón en manos del Estado.
Ronaldo Blear supera por 322 votos a Douglas Brenes, candidato que prometía poner en marcha el plan de dar en concesión ambos muelles a cambio de una indemnización de $137 millones ofrecida por el Gobierno.
El triunfo de Blear complica el plan del gobierno de participar a la empresa privada en el financiamiento, desarrollo y operación de los principales puertos del país.
Lo anterior porque para llevarlo a cabo se requiere prescindir de todo el personal portuario y eso es posible solo con el respaldo de la junta directiva del sindicato, conforme a los poderes que le otorgó la convención colectiva.
Cabe destacar que Brenes lideró por cinco meses el sindicato, hasta que la Sala Constitucional anuló el proceso mediante el cual fue elegido.


Rodrigo Arias en el ojo de la tormenta

(25 de enero)
Rodrigo Arias, precandidato del Partido Liberación Nacional, es relacionado con un supuesto tráfico de influencias en el Ministerio Público, para evitar una indagatoria en su contra.
El político desestima las informaciones periodísticas que lo ligan a una llamada hecha a José María Tijerino, ministro de Seguridad en ese momento, para que pidiera a Jorge Chavarría, fiscal general, que supuestamente detuviera la acción judicial.
Rodeado de la mayoría de los legisladores de la bancada verdiblanca en el Congreso, Arias se sacude de los cuestionamientos.
Varios meses después, deberá enfrentar una investigación.


Ver comentarios