Enviar
Jueves 9 Febrero, 2017

Los hechos alternativos no deben ser norma, hay que apuntalar la institucionalidad

Hechos alternativos (Costa Rica)

A raíz de declaraciones del presidente Trump, se ha acuñado un nuevo término y hoy podemos hablar que de hechos alternativos no está exento este vergel.
La presidenta Chinchilla en su último informe de labores al Congreso dijo: ”Hoy los colapsos viales son solo recuerdos”, hecho alternativo que nos dejó atónitos. La realidad no se podía obviar.


Un expresidente Figueres que quiso venir, pero no pudo nunca coordinar con los diputados, es otro hecho alternativo, sin dejar de lado la admiración de Álvarez Desanti por Arias, luego de sus controversiales líneas y renuncia al partido.
El Presidente nos da su cuota de hechos alternativos pues sugiere a la ciudadanía que debe preguntarles a quienes aspiran a sucederle de dónde saldrán los recursos para, implícito el cómo, cumplir o ejecutar sus promesas.
Vienen estas palabras de quien ofreció bajar los combustibles y el costo de la electricidad: ¡YA! Para luego llegar a decir que no se podía, que junto a las ofertas de cerrar la DIS y el CONAVI, fueron promesas que se hicieron sin plan, ni programa, hasta ya muy avanzada su administración se han presentado los proyectos de ley.
La Casa de Cristal cayó en el mismo canasto con el secretismo de las comunicaciones con el Embajador ante el Brasil, que supuestamente dieron origen al desplante en la Asamblea General de la ONU.
La bandera del hoy partido de gobierno, sin derecho alguno para las demás fuerzas políticas, proclamada como propia: la ética, la probidad, y el mejor equipo, están tembeleques por los pagos ilegales por dedicación exclusiva a dos viceministras que no cumplían con los requisitos, se les obvia el haber recibido millones ilegalmente y se les permite pagar en cómodos abonos, premiándose un mal uso de fondos públicos.
Tampoco dejemos de lado acomodo de la plaza para partidarios, como vimos con la presidente del partido, por parte de la Presidencia del Congreso.
La austeridad, reclamo incansable del PAC a los gobiernos de su larga oposición, queda hoy como un hecho alternativo, el presupuesto con incrementos históricos, y se promociona por medios oficiales que se rompió el mito de que este es un “gobierno gastón”.
Se nos quiere hacer creer que se ha puesto orden en las finanzas públicas, y que se ha reducido el gasto, pero nos bajan la calificación internacional y el presupuesto actual nos arroja otro hecho alternativo: un incremento del gasto en publicidad de casi ¢20 mil millones. También hay aumentos de salario en el Banco Central fuera de toda razonabilidad.
Un PANI que presupuesta ¢50 mil millones más que el año anterior, por orden constitucional le corresponde, pero que será utilizado para crear 800 plazas administrativas, de las cuales casi 150 son para la presidencia ejecutiva y la gerencia. Solamente ocho plazas fueron asignadas a “tías”, encargadas de cuidar a los menores. El “dinero para los niños” recibirá la “Solución Arias/Doryan” en la Caja: crear burocracia.
Promesa hecha que no implica gasto presupuestario alguno, fue la de hacer obligatorios los pronunciamientos de la Procuraduría de la Ética, que igual quedó en la canasta de los hechos alternativos.
Hoy es cierto que hay una decepción generalizada de la población, pues afloran hechos alternativos, que confirman que: “No es lo mismo verla venir, que bailar con ella.”
Bailar con “ella” es complicado, las ofertas nuevas deben ser concretas, definidas, y planificadas, la credibilidad en el sistema está en juego. El escepticismo ante los partidos políticos no debe crecer, son esenciales a la democracia.
Los hechos alternativos no deben ser norma, hay que apuntalar la institucionalidad ofreciendo propuestas concretas, reales y ejecutables.

Lic. Luis Alejandro Álvarez Mora
Abogado – Notario Público