Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Hay que repensar concesiones

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 02 diciembre, 2015


¿No podría cambiar de parecer el primer mandatario frente a las declaraciones de su ministro del MOPT?

Hay que repensar concesiones

¿Qué pensar frente a las declaraciones del Ministro de Obras Públicas (MOPT) en la Asamblea Legislativa? Dijo que era imposible que el gobierno realice obras grandes en la coyuntura actual. Entre las presiones políticas, la tramitología y la falta de personal calificado, no se puede, aunque haya dineros disponibles.
Mientras tanto, se construye la obra pública más grande en la historia del país, un puerto, que incluye la formación de una isla nueva de 80 hectáreas en el mar Caribe.
Concesionada la obra a APM Terminals, se anuncia que estará lista en 2018, quizás para que el presidente Luis Guillermo Solís lo inaugure; no hay comparación con las obras llevadas por el gobierno que pueden durar décadas.
La Costanera, por ejemplo, obra de vital importancia, estuvo en construcción por más de 30 años. Mientras tanto los transportistas tuvieron que jalar incontables cantidades de toneladas destinadas a la zona sur por el Cerro de la Muerte. Y hay muchos ejemplos más.
¿No es hora de repensar la posición ideológica del PAC y el Partido Frente Amplio (PFA), que se oponen a toda concesión?
Se alían estos con algunos ambientalistas y atrasan o frenan las concesiones con una determinación en parte basada en la idea de que dar una obra a un ente extranjero es casi “traición a la patria.” El Presidente aparentemente se ha comprometido a no concesionar durante su periodo constitucional.
¿No podría cambiar de parecer el primer mandatario frente a las declaraciones de su ministro del MOPT?
Se podría concesionar un centro de convenciones, que es desesperadamente necesitado por la industria turística. El terreno ha estado listo para la construcción por 15 años.
O ¿qué tal el ferrocarril? Se necesita un tren urbano, pero también servicio ferroviario de carga y pasajeros de costa a costa y de frontera a frontera, si se quiere pensar en grande. Para la construcción costa a costa del tren no hay problemas de expropiaciones tampoco —el gobierno ya posee la línea. Si el presidente de Incofer estuviera buscando dinero para concesionar un servicio ferroviario nacional es posible que muchos diputados (menos los del PAC y el PFA) lo apoyarían.
Se pudiera concesionar el aeropuerto internacional de Palmar Norte, la construcción de un túnel para sustituir el del Zurquí (ni hablar de la carretera después del pasillo subterráneo), y muchos proyectos más que nunca verán la luz si se depende de acción gubernamental.
Es cierto que el Presidente prometió no abrir ninguna obra a la concesión, pero la verdad es que hay varios compromisos que ha hecho en campaña que han variado, ya que ha visto la realidad de la situación gubernamental. ¡Esto de las concesiones podría ser otro que cambia!
Y hablando de concesiones, ¿no es hora de sacar el transporte público en autobús en la Aglomeración Metropolitana en cuatro licitaciones? Cada uno de los cuatro adjudicatarios tendría que construir una terminal en San José y entre los mismos organizar transporte de una terminal a la otra.

Carlos Denton
[email protected]