Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Hay que bajar tasas en tarjetas de crédito

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 04 julio, 2012



Hay que bajar tasas en tarjetas de crédito


La noticia de que los costarricenses adeudan 600 mil millones en sus tarjetas de crédito asusta a todos menos a los emisores que están cobrando 48 por ciento o más anuales de intereses sobre ese monto. Los bancos que pagan a los ahorrantes 7 por ciento por el uso de su dinero, disfrutan de una bonanza enorme por este adeudamiento de sus clientes.
Cuando el colón se devaluaba contra el dólar a un ritmo entre el 12 por ciento y 14 por ciento anual, algo que ocurrió por más de 20 años, se entendía que para prestar dinero se tenía que cobrar ese monto, más otro 10 por ciento para cubrir los costos de intermediación y para dejar una utilidad. Se entendía un interés de 2,5 por ciento mensuales sobre saldos como razonable. Pero ahora que el colón está estable, los emisores de tarjetas han subido sus tasas de interés a 3 por ciento o 4 por ciento ; es justo caracterizar estas como de usura.
Algunos banqueros tratan de justificar lo que cobran por la “morosidad” que enfrentan; la verdad es que con esas tasas de interés pudieran enfrentar una morosidad del 10 por ciento y todavía obtener utilidades jugosas.
Como hay competencia entre los emisores, se pudiera pensar que alguno de estos comenzaría a ofrecer tasas más bajas para atraer clientes. La verdad es que los bancos tienen estudios de mercado que demuestran que no es por las tasas de interés que deciden escoger una tarjeta sobre otra los consumidores. Les gustan más las promociones en bares y restaurantes y las “millas” que reciben por las compras. Lamentablemente los estudios también han demostrado que pocos consumidores son racionales en el momento de tomar una decisión de compra.
Como se pudiera esperar, menor el nivel adquisitivo del tarjetahabiente, más probable que tiene su cuenta al tope, sin tener la capacidad de cancelar todo el saldo para evitar el pago de intereses. Muchos de estos reportan deudas en tarjetas más grandes que varios meses de sus ingresos.
Ya tienen muchos sus tarjetas al límite y pagan los “mínimos” cada mes; los que viven de esta manera están encontrando el costo de la vida “muy alto”, pero en parte es porque están entregando una importante tajada de sus ingresos en intereses. Ellos no lo entienden y ya los políticos están recibiendo presiones para que hagan algo.
Un candidato político pudiera encontrar como interesante y de promesa para la campaña de 2014 ofrecer presentar una legislación para obligar a los emisores de tarjetas a bajar las tasas que cobran. Seguramente alguno ya está realizando focus groups entre futuros votantes, midiendo distintas ofertas que pudieran atraerlos a su campaña; esto de los intereses en las tarjetas pudiera encontrarse atractivo.
Sería mejor que la Asamblea Legislativa actual investigara esta situación y tomara acción; conozco por lo menos a un diputado que se ha manifestado muy preocupado por las posibles consecuencias de tanto adeudamiento; “el pueblo se está ahogando”, me manifestó. ¡Es cierto!

Carlos Denton
[email protected]