Logo La República

Miércoles, 26 de junio de 2019



BLOG


¿Hay vacuna contra el fracaso?

Carlos Bejarano [email protected] | Lunes 03 junio, 2019


La mayoría de los emprendimientos con los que alguna vez he trabajado o emprendedores que he capacitado desarrollan su idea de negocio entorno a su área de experiencia y conocimiento.

Esto parece ser lo normal, ¿cierto? Sin embargo, y lamentablemente a pesar de esto, muchos emprendimientos siguen cerrando sus operaciones antes de cumplir los dos años. Así las cosas, podríamos pensar que algo está sucediendo en estos casos.

Es justo considerar los factores regulares que pueden afectar a todos los negocios, como lo son la situación económica del mercado, la agresiva competencia y cualquier situación crítica que pueda afectar excepcionalmente, la operación de un emprendimiento.

Le doy un enlace en el que podrá encontrar una interesante visión del fracaso de los emprendimientos.

Si algo sabe cualquier emprendedor con un par de intentos a cuestas es que no hay vacuna contra el fracaso, pero que sin duda conocer, experimentar y aprender sobre el negocio puede hacer la diferencia, por lo que le brindo mi opinión al respecto.

Ver el negocio con otros ojos: ¿Qué pensaría usted de su negocio si fuera su competencia? ¿Sabe qué piensan sus clientes de su negocio? Y, si no ha establecido su emprendimiento, ¿sabe qué piensan los clientes potenciales de la categoría en general? Déjese asombrar por los cambios que hayan podido pasar de manera inadvertida frente a sus ojos en los últimos años.

Defina su filosofía emprendedora: antes de escribir “filosofía” en este punto, había pensado recomendar “definir las mejores prácticas”, pero no hay mejor práctica que establecer la filosofía con la que desarrollaremos las actividades. En ese caso, pensando de una manera amplia, es necesario definir una filosofía para emprender proyectos.

Comparto con usted un corto vídeo que refuerza el punto anteriormente expuesto.

https://www.youtube.com/watch?v=f-618L4moW0

Su laboratorio, ¡eh, perdón! Su negocio: si su enfoque emprendedor está en lo comercial, haga de su negocio un laboratorio —desde luego en los rangos permitidos— haga prueba de productos, sondeos de preferencias y deseos. Si lo hace con orden y estructura, podrá rentabilizar mejor la capacidad instalada de su negocio, con resultados muy valiosos.

Sistematice su aprendizaje: lleve un documento preferiblemente digital y con buen respaldo, en el cual esté sistematizando el conocimiento que las experiencias le ofrecen. Esto le permitirá sentar las bases para que en un futuro a mediano o largo plazo le permita reproducir y perfeccionar modelos de emprendimiento en otros negocios. También sirve para emprendimientos sociales, académicos u otros.

El fracaso es latente y el éxito también: la probabilidad de éxito o de fracaso puede ser que estén más parejas de lo que imagina. Con este corto libro podrá aprender tanto del fracaso que sin duda se volverá exitoso en evitarlo.

Gracias por leerme.