Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 14 Noviembre, 2016

Doña Flor, a quien no conozco personalmente, fue una maravillosa intermediadora, apoyadora, y comprensiva compañera en esta aventura de escribir columnas

Hasta luego, doña Flor

No puedo dejar pasar esta columna, sin agradecer públicamente a doña Flor Campos, que el viernes dejó LA REPÚBLICA, para disfrutar su jubilación. Una colaboradora del periódico, que tenía a cargo el contacto con las y los columnistas, al menos conmigo… Muchas veces la llamé para pedirle que me realizara cambios de última hora, para que por favor revisara tildes que me había saltado, para pedirle que preguntara a los abogados, si los términos utilizados por mí, no comprometían al medio, para corregir un título, o me llamó ella, para advertirme que había llegado todo, menos el archivo que contenía la columna…

Doña Flor, a quien no conozco personalmente, fue una maravillosa intermediadora, apoyadora, y comprensiva compañera en esta aventura de escribir columnas. Le deseo desde mi afecto más honesto, el disfrute permanente de esta nueva etapa de su vida. Que alcance todas las metas que ha soñado. Este periodo que llega es maravillosamente desafiante, le espera la libertad del tiempo. Para que lo ocupe o desocupe como quiera. Espero poder abrazarla personalmente para darle las gracias por su apoyo y generosidad.

… DE BUCARAM a TRUMP. La campaña en EE.UU. terminó con un desaliento que una no puede evitar… Hay tantos porqués haciendo fila, esperando una respuesta, y tanta gente explicando cómo debió jugarse el partido, luego de haberse jugado. Tanto analista “del día después” bateando, para no quedar mal parados. Porque al igual que Trump andamos quemando incienso al ego, o chirraca, como dice mi entrañable Álvaro Madrigal, a quien extraño en esta sección. Lo cierto es que, aún es temprano para entender los múltiples factores que llevaron al pueblo de Jefferson, Hamilton, Franklin, Washington, Adams,… Lincoln, a elegir al Presidente número 45 de esa nación.

En 1977, una socióloga alemana Elizabeth Noelle-Neumann publicó la Teoría de la Espiral del Silencio, como respuesta a sus investigaciones que explican, por qué encuestas bien diseñadas, bien aplicadas, arrojaban datos tan diferentes al resultado de las urnas. Quizá por ahí encontremos luz para comprender parcialmente, lo que ocurrió en  Estados Unidos.

No hubo diferencias, entre el público y “analistas”. Los “opinólogos” fallaron, tal vez, porque no usaron el rigor del método científico para observar el proceso eleccionario —colocaron sus preferencias y gustos al jugar ruleta rusa. Se “casaron” con una tendencia, entraron en pánico, y dejaron que sus sentimientos, creencias y preferencias ocuparan el lugar de la ciencia. Intentaron influir, no observar. El miedo fue el invitado de honor en esa campaña norteamericana.

Creyeron, algunos, que se trataba de adivinar el ganador. Perdieron una extraordinaria oportunidad para desentrañar lo que ocurría… Está bien, no solo ellos fallaron en sus predicciones (Nostradamus parece que sí lo hizo)… las casas encuestadoras, volvieron a demostrar, que aun cuando sus instrumentos sean “técnicamente correctos” quizá las preguntas ya no deben ser las mismas, si quieren escudriñar preferencias electorales, o, quizá la Dra. Noelle Neumann tenga razón.

Las Reacciones: Los movimientos de protesta contra el presidente electo, en varias ciudades de EE.UU., ahora sí, con cobertura de los mass media (antes silenciaron, invisibilizaron al movimiento Occupy Wall Street). El fortalecimiento del movimiento independentista de California, que argumenta que si el 65% de los californianos no votó por Trump, él no es su presidente, y remozan el “Calexit”. Los volátiles mercados cayeron en las primeras horas, ya se acomodarán (esos nunca pierden). Los eufóricos latinos que votaron republicano, porque creen que ya no “podemos aceptar más extranjeros a Estados Unidos”… El mensaje de felicitación inmediato de Putin, Rajoy, y Netanyahu... extrañé a Macri, en ese club.

… mientras tanto en Costa Rica la incipiente precampaña electoral arrancó con más de lo mismo, el mismo discurso, la misma oferta, la misma aburridísima retórica electorera… parece que los equipos de campaña no asistieron a la mejor escuela que tuvimos, por 18 meses, en EE.UU.… nota diferente fue el “automadrazo” que se infligió el expresidente Figueres (buena estrategia).

Cierro esta columna muy preocupada por la situación de pauperización de los clubes de fútbol de CR; con un ruego especial al Ministro de Bienestar Social, presidente ejecutivo del IMAS, y a la II Vicepresidenta de la República, coordinadora del Sector Social… ¡Por favor incluyan en el Plan Puente al Desarrollo, a los clubes “grandes” del fútbol nacional¡… Cuando una se entera de las planillas que reportan a la Caja… Salarios promedio de jugadores de medio millón de colones al mes, DT’s de ¢800 mil, gerentes que no son asalariados… una ruega que, con la mayor urgencia posible, traten de incorporar a estos pobres indigentes de nuestro fútbol a los programas sociales, hay que salvarlos, antes de que mueran de inanición…