Harden cocinó la serie
Ni sacándole la lengua pudo Blake Griffin detener a James Harden que buscó las penetraciones ante la falta de precisión en sus lanzamientos. AFP-ANDREW BERNSTEIN/LA REPÚBLICA
Enviar

Harden cocinó la serie

Los Rockets vencen a los Clippers y están en la final de Conferencia

Llegó la hora que esperaban, porque están por empezar las Finales de Conferencia de la NBA. Ayer los Rockets de Houston confirmaron su participación al vencer a los Clippers de Los Ángeles y se las tendrán que ver contra el mejor equipo de la NBA, los Warriors de Golden State, mientras que Cavaliers y Hawks se enfrentarán por el Este.
En el Toyota Center, anoche James Harden se puso el sombrero de chef y sacó a relucir sus mejores recetas dentro de la cancha.


Harden se destapó con 31 puntos y Houston venció 113-100 a los Clippers para ir a su primera final desde 1997.
Los aficionados texanos sabían que contaban con el barbudo más famoso de la NBA, y haciéndole honor a su celebración, cocinó en el tazón la serie que llegó a siete juegos.
Esta es la novena vez en la historia de la NBA que un equipo se sobrepone luego de ir abajo en la serie 1-3 para luego remontar la serie en postemporada.
El arsenal de Houston fue muy variado en ofensiva, 5 jugadores terminaron con doble dígito. Los misiles teledirigidos tenían un alto porcentaje de acierto.
Ayer no fue necesario algún acto heroico. La tarea se hizo y la fiesta fue grande en Houston.
Eso sí, no hay mucho tiempo para celebrar, ni tiempo ni descanso ya que mañana se dará el salto inicial contra los Warriors en Golden State en el primer juego de la final.
Pero, ¿quién llega más fuerte? Los dos mejores equipos del oeste podrían estar jugando una final adelantada, tienen mayor peso los quintetos del oeste que los del este.
En la temporada regular, los Warriors barrieron la serie 4-0, obteniendo un promedio de 115 puntos por juego ante los Rockets mientras que ellos anotaron 98.
Sin embargo, en ninguno de los duelos estuvo Dwight Howard. “Superman”, como se le conoce, es dominante en la pintura, ni siquiera DeAndre Jordan de los Clippers pudo detenerlo.
La clave para Golden State está en jugar a su ritmo; a la velocidad de la luz, con muchas posesiones pero deben mantener el porcentaje de tiros de campo que tuvieron en los últimos tres juegos antes Memphis.
Desde 1976 no estaban en las Finales los Warriors, esta vez llegaron a esta instancia con méritos, siendo el mejor equipo de la liga y con el mejor porcentaje de aciertos en sus disparos.
Stephen Curry está intratable y los Rockets no cuentan con un base que le lleve el ritmo a este joven MVP. Jason Terry es un veterano de 37 años, 10 años mayor que su oponente. No hay comparación y Curry tendrá el camino libre, depende de sí para encestar de la manera en que lo hizo en la temporada.

Walter Herrera
[email protected]
 


Ver comentarios