Enviar
Huracán provocará suspensión de la mayoría de actividades de hoy en St. Paul
Gustav y protestas complican convención republicana

• Manifestantes recordarán pérdidas humanas en las guerras de Irak y Afganistán

St. Paul
EFE

El huracán Gustav, que tocará tierra estadounidense hoy, ha significado todo un reto para la Convención Nacional Republicana, donde se intentará ilusionar a sus seguidores pese a los cambios forzados por el ciclón.
John McCain, candidato republicano, y el Comité Nacional de ese partido suspendieron todos los actos previstos para hoy en la Convención que se efectúa en St. Paul, salvo los estrictamente necesarios para nombrar oficialmente a este senador como candidato a la Casa Blanca.
Mike Duncan, presidente del Partido Republicano, y Rick Davis, el director de campaña de McCain, explicaron en una rueda de prensa que la Convención se constituirá sobre la hora prevista, pero luego se levantará la sesión hasta nuevo aviso.
Los organizadores de la Convención decidirán “día a día” cómo proceder, explicó Davis.
Agregó que la decisión se debe a una orden de McCain, que en declaraciones desde San Luis (Misuri) y ante la gravedad de la amenaza que representa el paso del huracán "Gustav" por el golfo de México, afirmó: “debemos quitarnos el uniforme de republicanos y ponernos el uniforme de estadounidenses”.
El programa se limitará
a lo “estrictamente necesario” de acuerdo con las normas del Partido, que establecen el proceso para el nombramiento del candidato, agregó Davis.
“No habrá discursos políticos”, afirmó el director de campaña. "Todos los actos serán considerados opcionales a partir de mañana (hoy) a las 22.30 GMT", detalló.
La campaña de McCain ofreció a las delegaciones de los estados que puedan quedar afectados por el huracán fletar aviones chárter para trasladarlas a sus lugares de residencia. La delegación de Luisiana aceptó y abandonará la convención.
Además, Davis indicó que pedirán a todos los participantes en la convención que aporten fondos para las posibles víctimas del huracán.
Hoy, dentro de los actos considerados “indispensables”, quedará la apertura formal de la Convención y el establecimiento del Comité Nacional Republicano.
El único requisito que faltaría sería el nombramiento oficial de McCain como candidato presidencial y Sarah Palin, gobernadora de Alaska, como vicepresidenta, en una votación a viva voz.
El propio McCain, quien cambió su programa para estar ayer en Misisipi, uno de los estados amenazados por las lluvias y vientos fuertes, aseguró que actuarán “como estadounidenses primero y republicanos después” y ha pedido a los organizadores de la convención “cambios” para responder a la situación en el Golfo de México.
El asecho de "Gustav" y la posibilidad de que se les acuse de estar celebrando mientras parte del país sufre ha supuesto un golpe para la convención, a la que los delegados llegaban con la moral alta debido a la recuperación de McCain en las encuestas antes de la Convención Demócrata.
Por su parte, George W.
Bush, presidente estadounidense, tiene previsto desplazarse a Texas, donde supervisará la coordinación de las tareas de emergencia. Desde ese estado se dirigirá a los delegados en la convención vía satélite.
Dado el mensaje de reforma e independencia en el que McCain ha basado su campaña, la ausencia de Bush y Cheney no es una mala noticia del todo para el candidato.
La popularidad de Bush se encuentra bajo mínimos y los demócratas han basado buena parte de su campaña en asociar a McCain con las políticas del presidente, en particular en lo que respecta a la guerra en Irak y la marcha de la economía.
Pese a la ausencia del mandatario estadounidense, la seguridad es extrema en torno al Xcel Energy Center y no solo por la amenaza que representa “Gustav”.
Al menos 10 personas fueron detenidas en Mineápolis-St.Paul durante un evento convocado para protestar contra las guerras de Irak y Afganistán, cuando los manifestantes se acercaron al Xcel Energy Center donde se realiza la Convención Nacional Republicana.
La Policía procedió a arrestar los manifestantes cuando intentaron atravesar una de las vallas de seguridad instaladas alrededor de ese centro de conferencias, donde John McCain, candidato republicano, aceptará su postulación hacia la presidencia estadounidense.
Tras la marcha por el centro de Mineápolis-St.Paul, unas 500 personas se congregaron frente al edificio del Capitolio de Minnesota y colocaron decenas de botas con los nombres de algunas de las personas muertas en Irak y Afganistán.
Entre los detenidos
en las redadas se encuentran al menos cinco miembros del Comité de Recepción de la Convención Nacional Republicana, un grupo calificado como "anarquista" por las autoridades de las "Ciudades Gemelas", apodo con el que se conocen a las ciudades de Mineápolis y St.Paul.
Algunos de los manifestantes marcharon ataviados con monos de color naranja similares a los que utilizan los detenidos de la prisión militar estadounidense de Guantánamo, Cuba. Otros exhibieron pancartas solicitando la detención de Dick Cheney, vicepresidente estadounidense.
La manifestación se produjo horas después de que la Policía de Mineápolis-St.Paul realizase una serie de polémicas redadas contra grupos que planeaban protestas contra la Convención Republicana.
Chris Coleman, alcalde de St.Paul, justificó ayer los arrestos para garantizar los derechos de los manifestantes pacíficos.
La presencia de Gustav en las costas estadounidenses provocó la ausencia del presidente George W. Bush y del vicepresidente Dick Cheney, que no viajarán a St Paul ante la gravedad de la situación en el Golfo de México.
Ver comentarios