Guerra de los drones está por comenzar
Dionisio Segura, usuario de drones comerciales, cuestiona el costo de la certificación y la licencia para operar estos dispositivos. Esteban Monge/La República
Enviar

201602072142310.rec6.jpg
Una guerra entre los usuarios de drones y la Dirección General de Aviación Civil está por comenzar en los próximos días.
Un decreto de ley —fechado el 22 de setiembre anterior— pero publicado el viernes en el diario oficial La Gaceta, regula la utilización de estos aviones no tripulados.

Aunque todavía no se encuentra vigente, porque falta que la directiva operacional sea sancionada por el director de Aviación Civil, esta podría realizarse en cualquier momento.
Los drones suelen transportar cámaras fotográficas o de video, así como sensores, para realizar labores tales como monitoreo, medición, reconocimiento, vigilancia y filmación de propiedades, edificios o personas.
Cada empresa dedicada a estas labores deberá certificarse ante la Dirección de Aviación Civil y registrar su dron bajo la modalidad de Sistema de Aeronaves Pilotadas a Distancia (RPAS) y cancelar $1.874, mientras que los pilotos de estos dispositivos tendrán que pagar $94 y llevar un curso.
Dionisio Segura es uno de los usuarios de drones comerciales que cuestiona el costo de la certificación y de la licencia para operarlos, al señalar que es excesiva, cuando en Estados Unidos, por ejemplo es de solo $5.
“La justificación de las tarifas la hizo la Dirección General de Aviación Civil con base en cálculos internos que los grupos usuarios de drones no pudieron revisar porque no autorizaron el acceso al expediente administrativo”, comentó.
Adicionalmente habría que sumar el costo de llevar un curso de 40 horas con una empresa autorizada, valor que rondaría los $800, además del pago de una póliza contra accidentes, agregó Segura.
Sin embargo, estos argumentos fueron negados por las autoridades de Aviación Civil, al indicar que todos los países miembros de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) deben cumplir con los estándares de seguridad aeronáutica establecidos por esta institución.
“Estos estándares son el reflejo de nuestra normativa sobre drones”, sentenció Wimen Fong, asesora legal de la Dirección de Aviación Civil.
Para darse una idea acerca de la popularidad que ganan los drones en Costa Rica, solo en diciembre se importaron unos 3.571 dispositivos, según datos de la Dirección General de Aduanas.
Entre las restricciones al uso recreacional de drones se encuentran no operarlos cerca de un aeropuerto ni volarlos sobre aglomeraciones de personas, por ejemplo, actividades públicas como conciertos, eventos deportivos o manifestaciones.
Para conocer más de las delimitaciones establecidas a los usuarios de estos dispositivos, visite la página web www.dgac.go.cr.\


Ver comentarios