Logo La República

Jueves, 28 de octubre de 2021



NOTA DE TANO


Guastatoya pegó cuando más duele

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Jueves 30 septiembre, 2021

El mexicano Luis Angel Landín, disparó el tiro de gracia

Pérez Zeledón ocupa el último lugar en la clasificación del Apertura y sin embargo, su defensa ha recibido menos goles que la del Alajuelense. Quizá por este lado se puede empezar a escribir la historia del estrepitoso fracaso del León en la Liga de Concacaf.

Esta temporada, la defensa del Alajuelense ha sido un completo coladero y carga mucha responsabilidad de ese despeñadero de la retaguardia manuda, el gerente deportivo Agustín Lleida, al tomar decisiones que rompieron la unidad de la línea.

Lea más: Luis Marín acepta que la Liga hizo el ridículo pero se niega a renunciar

Despidió a Kenner Gutiérrez y Christopher Meneses que hoy se distinguen en otros equipos. No le renovó a Adolfo Machado, baluarte en la conquista de la 30, porque había que darle espacio a la defensa del futuro: Fernán Faerron y Alexis Gamboa, pronto relevados por los veteranos Daniel Arreola y Giancarlo González, con quienes intercambian minutos y partidos.

El portero Leonel Moreira ha bajado su rendimiento y además, en la cintura, desde que se marchó el catracho Luis Garrido, la Liga no tiene un volante que muerda tobillos rivales.

El mediocampo del Alajuelense ante el Guastatoya lo formaron Alex López, Bryan Ruiz, Aaron Suárez y Alonso Martínez, ninguno, rompedor de tobilleras contrarias.

Lea más: "Claro que estamos en deuda con el proyecto, si tenemos todo": Leonel Moreira

De ahí que una retaguardia con números tan negativos se rompe en cualquier momento y para desgracia de Luis Antonio Marín, la defensa se le cayó en los últimos ocho minutos del partido ante los aguerridos chapines, hundiendo a la Liga y a su apasionada fanaticada en un infierno de lamentaciones.

No fue que el Alajuelense jugó 82 minutos muy bien y ocho minutos muy mal. Fue que no mató cuando tenía que matar; no liquidó al rival cuando tuvo para liquidarlo y entonces dio espacio para que Guastatoya, precisamente se aprovechara de las debilidades manifiestas y expuestas por la defensa de la Liga en todo el campeonato, para golpearlo en los minutos donde más duele y eliminarlo de una competencia que no es un campeonato cualquiera.

La Liga de Concacaf es el prólogo de nuestra Champions y por eso duele y golpea esta temprana eliminación del campeón defensor de la competencia.

Recientemente escribimos que los “nombres” no siempre conducen al éxito y que no nos agradan los equipos acaparadores de estrellas, menos si son dirigidos por un técnico al que le cuesta sostener y controlar los egos de sus “astros” y cede a la presión de tenerlos sentados.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.