Logo La República

Domingo, 15 de diciembre de 2019



COLUMNISTAS


Guanacaste 2.0

Miguel Angel Rodríguez [email protected] | Lunes 31 diciembre, 2018


Fue hace unas tres décadas. Volvía a caballo, pasado el mediodía, a la casa de la hacienda. El sol era muy pesado. Al lado de un camino interno un sabanero esperaba de pie en medio del sofocante calor. Preocupado por él, le pregunté qué hacía allí. “Espero la cazadora de la Zopilota”, nombre de unos potreros en la finca Bellavista. Me costó reprimir la carcajada. El trabajador que salía para ir a su casa y era nuevo sufría la broma de sus compañeros. Por supuesto no había ningún bus en esa pampa ribereña al Tempisque, alejada muchos kilómetros de un camino público.

Ese fue el Guanacaste que me tocó disfrutar en mis épocas empresariales. Los sabaneros se sacrificaban ellos y sus familias y vivían por dos semanas en el campamento de las fincas ganaderas. Era difícil volver a sus hogares.

Hace un año vacacionamos Lorena y yo con nuestra hija y los nietitos en Playa Langosta en el Occidental Tamarindo. Desde hacía varios años conocía a Alexander Tenorio, el joven cocinero que nos atendió en la parrilla. Alexander estaba recién casado y con justa razón orgulloso de la casa que había logrado construir cerca de Cartagena. Gozoso lo acompañé a conocer a su señora y visité su lindo hogar, rodeado de flores y arbolitos que la pareja ha sembrado.

En el Guanacaste 2.0 Alexander puede vivir en su casa y viajar 37 kilómetros en cada dirección para llegar a su trabajo.

Esta es mi experiencia anecdótica y humana del cambio que ha experimentado mi querido Guanacaste, gracias al turismo y el incremento en la producción que con esa actividad se ha generado.

Guanacaste, la Región Chorotega, junto con la Brunca y Pacífico Central eran las regiones de planificación que tenían mayor proporción de familias pobres en 1987, cuando empezó a realizarse la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM).

Hace unos pocos meses don Pablo Sauma nos presentó en la Academia de Centroamérica uno de sus muchos trabajos sobre la pobreza en nuestro país. Don Pablo señaló que la Región Chorotega es la que ha tenido mayor disminución de la pobreza desde 1987, tanto si se considera el periodo en que se usó la EHPM, como en los años 2010 a 2018 en que se usa la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO)

En efecto , de 1987 a 2009 la pobreza en la Región Chorotega medida por la EHPM, bajó del 46,3% al 24,1%, y de 2010 a 2018 con medición de ENAHO pasó del 31,5% al 25%. Hoy Guanacaste es, junto con la Región Pacífico Central (otra zona con gran desarrollo turístico) las que tienen —después de la Región Central— menos proporción de hogares en pobreza.

Desde hace muchos años y con suficientes razones se ha venido señalando que el PIB per cápita es una medida muy incompleta del desarrollo económico, y a partir de los años 90 el Índice de Desarrollo Humano y otras mediciones han venido a dotarnos de métricas más inclusivas para medir el bienestar de las poblaciones.

Pero sería un grave error olvidar que el más poderoso instrumento para disminuir la pobreza y aumentar el bienestar material de las naciones es el incremento en su producción.

Los casos de Guanacaste y el Pacífico Central, ratifican esa conclusión en nuestro país. Es muy importante preocuparnos por que a los más pobres les toque un pedazo más grande del queque social, pero la mejor manera de obtener ese resultado es que crezca el queque, y que lo haga de manera participativa.

Este año 2019 —que a partir de mañana navegaremos— debe ser el año de la reactivación de la economía nacional, que acelere el crecimiento en el segundo semestre, y nos permita seguir acelerándolo en 2020 y para el bicentenario en 2021.

Para crecer aceleradamente y generar los recursos con los cuales resolver los importantes problemas de pobreza y de insatisfacción de las familias con sus niveles de consumo, debemos seguir disminuyendo el desequilibrio fiscal, generar empleos adecuados a los cientos de miles de personas o desocupadas o en la informalidad, ahorrar más para financiar nosotros mismos una mayor inversión y aumentar la productividad.

Estos son importantes retos para este Año Nuevo. Los ejemplos de las Regiones Chorotega y Pacífico Central nos señalan el camino.





NOTAS ANTERIORES


Zonas Francas: oportunidades de empleo

Jueves 12 diciembre, 2019

Durante mucho tiempo se ha debatido si una salida del desempleo, entre otras, podría ser el establecimiento de más zonas francas a lo largo del país

¿Peor el transporte público?

Miércoles 11 diciembre, 2019

Buses escolares usados de EE.UU. nunca más creí que en Costa Rica aparecerían, pero un concesionario operando una línea de San José a Pavas ya los usa






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.