Enviar
Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica solicitó desestimar acusación contra firma europea por supuesto dumping
Grupo Calvo recibe respaldo de cámaras regionales
• Petitoria se suma a las disconformidades que manifestaron los gobiernos de Brasil y de El Salvador por presuntas fallas en el proceso de investigación

Wilmer Murillo y Karen Retana
[email protected]
[email protected]


En la guerra que enfrentan el Grupo Calvo y la empresa costarricense Sardimar por el negocio del atún, nuevos jugadores salen en defensa de la firma europea.
Las cámaras de comercio de Centroamérica solicitaron este sábado al Ministerio de Economía desestimar la denuncia por supuesto dumping —es decir, cuando se comercializa un producto a un precio por debajo del costo de producción— contra el grupo.
Actualmente esta cartera realiza una investigación contra Calvo tras una solicitud planteada por Sardimar en junio pasado.
“En estos momentos de crisis es importante evitar aplicar medidas que se conviertan en obstáculos al comercio, sobre todo cuando no se encuentren debidamente fundamentadas o cuando la aplicación de éstas se realice violentando el debido proceso establecido en los distintos instrumentos jurídicos”, dijo Jorge Daboud, presidente actual de la Federación de Cámaras de Comercio (Fecamco) de Centroamérica.
La solicitud de dicha federación se une a las disconformidades que manifestaron los gobiernos de Brasil y de El Salvador debido a que han encontrado presuntas fallas en la investigación, desde el momento en que se presentó la denuncia.
“La investigación no reunía las pruebas que demanda la legislación internacional, donde se establece que la empresa denunciante debe demostrar que había dumping y un consecuente daño a la industria nacional. La solicitud carecía de esas pruebas”, sostuvo Lucrecia Brenes, asesora de la firma española.
La presunta anomalía en las operaciones de Calvo afecta directamente a ambos gobiernos, ya que es en estos países donde la atunera española posee sus plantas de producción desde donde abastece a Costa Rica.
“La resolución de la Fecamco es una muestra más de que la denuncia que interpuso Sardimar contra Calvo no tiene fundamento, y que su objetivo real se concentra en sacar del mercado al Grupo Calvo por los buenos precios que ofrece en el mercado costarricense”, comentó Víctor Pérez, gerente para el país, de Grupo Calvo.
La compañía europea comercializa atún en Costa Rica desde hace unos tres años. Sobre el tema se procuró la versión de Sardimar, pero al cierre de edición no fue posible obtenerla.
Ver comentarios