Grupo Islita amplía oferta hotelera
Enviar
Compañía de capital costarricense abre complejo en Sarchí de Valverde Vega con una inversión de $3 millones
Grupo Islita amplía oferta hotelera

• Empresa promoverá turismo responsable en el Silencio Lodge compuesta por 16 suites.
• Firma es propietaria del Hotel Punta Islita ubicado en Nandayure, Guanacaste

Karen Retana
[email protected]

Las montañas de la Cordillera Volcánica Central fueron el destino seleccionado por Grupo Islita para ampliar su oferta turística en el país.
La firma de capital costarricense y propietaria del Hotel Punta Islita, ubicado en Nandayure de Guanacaste, abrió su segundo hotel denominado El Silencio Lodge.

El proyecto se desarrolló en 210 hectáreas de bosque nuboso, situado entre los parques nacionales Volcán Poás y Juan Castro Blanco en Bajos del Toro, Sarchí de Valverde Vega.
Con ello la compañía podrá ofrecer tanto a nacionales como extranjeros dos alternativas de visitación, una de playa y otra de montaña.
El complejo fue desarrollado con materiales amigables con el ambiente y está compuesto por 16 suites ubicadas en la montaña.
El resto de la pro
piedad se mantendrá intacto, informaron representantes de la compañía, quienes promueven turismo responsable.
Muestra de ello es que el proyecto se caracteriza por tener un uso racional de los recursos, ya que se evitará el uso de químicos de limpieza como cloro y no se utilizarán botellas desechables de agua.
La gastronomía del complejo se caracterizará por la cocina fusión, en la que predominan los ingredientes naturales.
“Se trata de un moderno concepto turístico que pone en acción la Iniciativa de Turismo Responsable, que con mucho éxito se ha aplicado en la comunidad de Punta Islita, en Guanacaste, generando medios de desarrollo para sus habitantes como generación de empleo, promoción cultural, gestión de microempresas, programas educativos y desarrollo artístico”, explicó Eduardo Villafranca, CEO de El Silencio Lodge.
La apertura del ho
tel significará un beneficio integral para las comunidades que se sitúan en sus alrededores como Bajos del Toro, Sarchí, Grecia, Naranjo, Poás, Palmira, Zarcero, Río Claro y Venecia, comentó Villafranca.
Por otra parte, el Silencio está equipado con un spa donde se ofrecen productos naturales. También se construyó una habitación cónica cuyo objetivo es que el huésped pueda desconectarse del ruido y descansar.
El hotel se caracteriza por tener una combinación de confort y ambiente rústico, dirigido a un segmento de mercado de alto poder adquisitivo principalmente de Norteamérica y Europa.
Sin embargo, por su tamaño, también es atractivo para aquellas empresas que buscan realizar retiros de planeamiento, o de desestrés para sus ejecutivos.
El complejo también promueve el contacto con la naturaleza, por lo que parte de los servicios consisten en caminatas hacia senderos y cascadas ubicadas dentro de la propiedad.
Los turistas tendrán a disposición guías que les ayudarán a interpretar el medio, para facilitar el acercamiento con la naturaleza.

Ver comentarios