Grabación de Trump sobre mujeres acaparó 30 minutos del debate presidencial
Trump y Clinton se enfrentaron la noche de ayer en el segundo de tres debates presidenciales. Bloomberg/La Repúlica
Enviar

Si alguien se perdió los primeros 30 minutos del debate presidencial del domingo, podría haber pensado que la cita consistía en una intensa discusión entre Donald Trump y Hillary Clinton acerca del sistema de salud ideado por Obama, el terrorismo, los impuestos y el papel de los musulmanes en Estados Unidos.

Sin embargo, esos 30 primeros minutos definieron el segundo encuentro entre los candidatos. Trump convirtió las acusaciones sobre sus burdos comentarios sobre las mujeres en réplicas sobre que el marido de Clinton, el ex presidente Bill Clinton, había hecho cosas mucho peores como agredir sexualmente a mujeres. Justo antes del inicio del debate, incluso reunió a esas mujeres ante las cámaras de televisión.

{l1}trump_culpa_a_hillary_clinton_por_sus_problemas_fiscales{/l1}

Clinton utilizó el foro de la Universidad de Washington en San Luis para argumentar que las palabras de Trump mostraban al hombre real, que no está preparado para ser presidente. Se negó a entrar a rebatir punto por punto las acusaciones de Trump contra su esposo, pero criticó el temperamento del candidato republicano en un intercambio sobre sus tuits de la noche pasada.

En muchos aspectos, ocurrió exactamente lo que los republicanos temían: que Trump cumpliese sus amenazas de meter a Bill Clinton en el debate y que llegara a decir que intentaría encarcelar a Clinton si gana las elecciones. Parece poco probable que la actuación de Trump sirva para parar las deserciones de una campaña en caída libre.

Además, la estigmatización pública, unida a la admisión por parte de Trump de que había evitado pagar cientos de millones de dólares mediante deducciones fiscales, parece haber eclipsado sus intentos de golpear a Clinton con el sistema de salud, la política de asuntos exteriores y las revelaciones sobre sus discursos pagados para Wall Street.

Alardes lascivos

Los primeros minutos del debate estuvieron dominados por la historia que ha dominado el mundo político durante las últimas 24 horas: los comentarios lascivos de Trump sobre las mujeres en una grabación de 2005 que se hizo pública el viernes. Presionado para comentar este asunto, Trump ha desestimado en repetidas ocasiones sus propias palabras, definiéndolas como “charlas de vestuario” e insistiendo en su “gran respeto por las mujeres”. "No estoy orgulloso", ha declarado. "Pido disculpas a mi familia, pido disculpas al pueblo americano”.

{l2}trump_a_clinton_no_pagar_impuestos_sobre_ingresos_me_hace_inteligente{/l2}

Trump ha visto cómo una multitud de líderes republicanos abandonaban su campaña tras la salida de la grabación, en la que describe de forma vulgar sus intentos de forzar sexualmente a algunas mujeres y de seducir a una mujer casada. Varios miembros del Congreso y gobernadores republicanos han retirado su apoyo a la campaña, y aliados cercanos, entre los que está su compañero aspirante a vicepresidente, Mike Pence, han emitido declaraciones en las que critican los comentarios.

Presionado por Anderson Cooper, uno de los moderadores del debate, sobre si realmente había llevado a cabo la agresión sexual descrita en la conversación, Trump divagó al principio, antes de decir que no lo había hecho.

Al principio, Clinton evitó entrar frontalmente en la controversia, respondiendo a la pregunta de un profesor sobre el tono y el contenido de la campaña con una descripción de sus aspiraciones de unir a todos los estadounidenses. Sin embargo, al continuar la conversación, Clinton opinó que la grabación era una evidencia de los verdaderos sentimientos de Trump acerca de las mujeres.

"Lo que vimos y escuchamos el viernes fue a Donald hablando sobre las mujeres”, dijo. “Lo que piensa de las mujeres. Lo que les hace a las mujeres”.

También dijo que era una prueba de que el candidato republicano no estaba preparado para ser presidente, al contrario que los anteriores candidatos que había presentado el partido.

"Donald Trump es diferente", declaró.



Ver comentarios