Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 24 Agosto, 2015

La publicidad y el mercadeo de tabaco tienen como destinatarios prioritarios a los jóvenes. Ese es el público meta

…desde Moncho

Goool, con la mano…

Que los cigarrillos en presentación de diez unidades evitarán el contrabando debe ser una broma…
Fumar es nocivo para la salud. Ciertamente no todos quienes fuman sufren graves enfermedades asociadas al fumado, sin embargo, la advertencia sobre las consecuencias del fumado es real. Tan real que afecta a los “fumadores pasivos”
La Dra. Nidia Amador Brenes, coordinadora del Programa Control de Tabaco, del Ministerio de Salud, nos comentó que enfermedades cuando son asociadas al fumado, como cáncer de boca, laringe, lengua, hígado, páncreas, vejiga, cuello de útero, pulmón, enfermedades obstructivas crónicas, aneurisma de aorta, infartos de miocardio, problemas en partos, entre otros graves padecimientos, significan un gasto para el Estado Costarricense, de ¢90.000.000.000 anuales…
Se lee rápido esa cifra, pero ¢90.000.000.000 anuales, que destina la CCSS para la atención de esas enfermedades, que provocan muertes que pueden evitarse, es una enorme y absurda suma de dinero.
Según la última encuesta del IAFA, dada a conocer semanas atrás, un 14,5% de la población mayor de 15 años fuma en Costa Rica. La investigación señala también que el consumo de los hombres disminuye, mientras que lamentablemente el número de mujeres que fuman crece.
Esa misma encuesta arroja que solamente el 1,2% de los que compran cigarros lo hacen en la calle… El argumento de evitar el contrabando que algunas cámaras empresariales proponen mediante una reforma a la Ley General de Control de Tabaco, por la extraña vía de una moción artículo 137, al Proyecto de Ley para mejorar la Lucha contra el Contrabando, es un intento de meter un gol con la mano… Esta iniciativa, advierte la Red Nacional Antitabaco, no tiene conexidad legal.
Si el contrabando afecta los ingresos de las tabacaleras, lo que corresponde es dotar de mayores recursos a la policía fiscal, y al Ministerio de Seguridad, para detener ese ingreso ilegal.
Es probable que el consumo de cigarros en Costa Rica esté disminuyendo, debido cambios culturales, a la nueva legislación, y una campaña permanente contra un vicio que lo único que provoca es daño a la salud… La OMS asegura que cada seis segundos muere una persona en el planeta por causa del fumado.
Pretender, vía una modificación a la Ley General de Control de Tabaco, que las cajetillas sean de diez cigarrillos y no de 20, tiene la evidente intención de promover el consumo.
La publicidad y el mercadeo de tabaco tienen como destinatarios prioritarios a los jóvenes. Ese es el público meta. Basta ver la publicidad. Además, resulta más barato para los jóvenes comprar cigarros en presentación de diez unidades que paquetes de 20… Esa parece ser la apuesta mercadológica para aumentar ventas.
El discurso estratégico de que el contrabando se elimina cambiando la Ley 9028, por parte de las tabacaleras, demuestra el poco respeto que tienen a la inteligencia de las y los costarricenses… además de su poder e influencia.

Iris Zamora