Google cruza la frontera
Enviar

Google cruza la frontera

Fabricará una notebook de alta gama conectada a “la nube”: la Chromebook Pixel. Un ambicioso desafío

201302262244100.n6.jpg
La semana pasada hablábamos del servicio de televisión web que está creando Intel, fabricante de microprocesadores. Siete días antes hacíamos referencia al reloj pulsera que desarrolla Apple, compañía de informática. Parece que a los grandes de la tecnología les fascina conquistar nuevos mercados.
Ahora le toca el turno a Google. El gigante de las búsquedas se metió de lleno en la fabricación de computadoras y acaba de presentar una notebook de alta gama: la Chromebook Pixel. Para diferenciarla del resto, y especialmente de la MacBook Air de Apple, les puso todas las energías a la pantalla y a la conexión con “la nube”.
De 12,85 pulgadas, con tecnología multitáctil y una resolución de 239 píxeles por pulgada, la pantalla de la Chromebook Pixel se convierte en la de mayor definición entre las que actualmente se venden en el mercado.
Quien compre el dispositivo se hará acreedor, además, a 1 TB gratuito de espacio en el servicio de almacenamiento virtual Google Drive, durante los primeros tres años. De esta manera, Google busca capitalizar al máximo sus múltiples servicios online, como el buscador, Maps, Gmail, YouTube, Docs y Google +, entre tantos. La propuesta es una computadora de alta gama y portátil, siempre conectada a los servicios de la compañía.
La notebook viene con el sistema operativo Chrome OS de Google. No es la primera computadora que trae este sistema; de hecho, empresas como Samsung, Acer, Lenovo y HP fabrican sus propios equipos con Chrome. Pero en esos casos son modelos de menores prestaciones, que buscan competir por precio.
La Chromebook Pixel, en cambio, le apunta directamente al mercado de gama alta. Y no les teme a los valores de venta: el equipo ya se empezó a comercializar en Estados Unidos y el Reino Unido, a $1.299 el modelo con Wi Fi. Y a partir de abril saldrá a la venta la versión con Internet móvil celular, a $1.499.
Como todo producto Premium, Google puso especial énfasis en el diseño. Construido en una aleación de aluminio especialmente tratado, ventiladores ocultos, tornillos invisibles y parlantes escondidos bajo el teclado retroiluminado, el dispositivo pesa 1,52 kilos, tiene dos puertos USB 2.0 y un lector de tarjetas. La batería ofrece una autonomía de unas cinco horas.
Y es un equipo potente, que incorpora lo último en procesadores: el Intel Core i5, 4GB de memoria RAM y 32GB de almacenamiento en su disco de estado sólido.
Pero así como se destacan estas características técnicas, muchos analistas critican, en duros términos, al mismo sistema operativo y su ecosistema, al que ven poco compatible con un equipo de alta gama. Dicen que obliga a quien pague más de $1.000 a usar aplicaciones basadas en la Web, que pueden presentar problemas de estabilidad.
La apuesta es bien ambiciosa. Con la movida, Google profundiza su lucha contra Apple y también contra Microsoft, que ahora empezó a jugar fuerte en la fabricación de equipos como parte de la estrategia de Windows 8. Google también cruzó la frontera, ahora veremos cómo les va.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina

Ver comentarios