Enviar
Viernes 21 Octubre, 2011

Golpe a la bancarización

Como sabemos “bancarización” significa que los ciudadanos utilicen cada vez más los servicios de los bancos, lo que deberían promover todos los gobiernos del mundo, ya que aporta al desarrollo social y económico, pues moviliza el ahorro hacia los proyectos productivos de las empresas y hacia las actividades de consumo de las familias; resulta importante en la lucha contra el crimen organizado y el lavado de dinero, y brinda seguridad, física y jurídica a las personas.
Lo contrario sería que la gente guarde su dinero debajo del colchón y se llamaría “desbancarización”.
A pesar de que en Costa Rica desafortunadamente no existe información confiable y actualizada sobre los porcentajes de bancarización, algunos estudios indican que ronda apenas el 30% de los ciudadanos costarricenses.

Resulta desconcertante que teniendo clara la importancia de la bancarización, no solo no existan datos confiables y actualizados, sino que carezcamos de una verdadera política pública en el tema.
Pero lo que es peor, ahora el gobierno, aliado con el PAC, pretende imponer mayores obstáculos a la bancarización por medio del llamado pacto fiscal que amenaza con gravar todos los servicios bancarios con un 14%.
Eso significa que, de prosperar la reforma fiscal que a golpe de tambor nos quieren imponer, los costarricenses tendremos que pagar Impuesto al Valor Agregado (IVA), estimado en un 14%, para utilizar, entre otros, los siguientes servicios bancarios: cuentas corrientes, cuentas de ahorros, pago de pólizas de seguros, pago de servicios públicos, pago de planillas, fideicomisos, descuentos de facturas, transferencias SINPE, transferencias al y del exterior, tarjetas de crédito, tarjetas de débito, depósitos, retiros, cambio de moneda extrajera, retiros de cajero automático, consultas al cajero automático e incluso créditos…
Pues, si bien dentro de las exoneraciones del proyecto de reforma fiscal se encuentran los “préstamos y créditos”, dos artículos después se dice que la base imponible a los préstamos y créditos será el valor de los intereses…
Sin tampoco mencionar los servicios bursátiles y los que brindan las operadoras de pensiones.
Contradictorio ¿verdad?
El bajo porcentaje de la población costarricense que utilizamos los servicios bancarios y que predominantemente pertenecemos a la clase media, seremos fuertemente castigados e invitados a “desbancarizarnos”; mientras que los costarricenses que no están “bancarizados” serán incentivados para seguirlo estando.
Por lo anterior, es aconsejable una mayor comunicación entre gobierno y bancos. Sobre todo tomando en cuenta que cuatro de los principales bancos pertenecen al sector público costarricense. Y también es aconsejable un análisis muy profundo y serio de las repercusiones de la reforma fiscal, análisis, que honestamente dudo sea posible, dada la excesiva ligereza que el Gobierno de la República y el PAC pretenden darle a esta reforma. Como dicen en mi pueblo: “De las carreras solo el cansancio queda”.

Gerardo Vargas Rojas
Presidente Partido Unidad Social Cristiana