Golpe de timón
Enviar
Golpe de timón


La elección del domingo pasado en El Salvador fue muestra de una democracia madura en donde por primera vez alterna las fuerzas en el poder tras 20 años de hegemonía de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).
Tras su victoria, Mauricio Funes, quien se convirtió en el primer candidato del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en ganar la presidencia, deberá enfrentarse ahora a la problemática situación social de su país.

Las maras y la pobreza castigan a los salvadoreños. Cerca del 30% de la población vive por debajo de la línea de pobreza.
La economía, altamente dependiente de las remesas enviadas por quienes buscaron mejor suerte en Estados Unidos a sus familias, se verá afectada. El Banco Interamericano de Desarrollo estima que El Salvador recibió $3.788 millones en remesas durante 2008. Sin embargo este año por primera vez esta cifra podría reducirse ante las dificultades económicas que enfrenta Estados Unidos, país donde buscaron refugio la mayoría de los emigrantes salvadoreños.
Además la elección de Funes marca un viraje hacia la izquierda en el liderazgo político del país que durante dos décadas estuvo dirigido por gobiernos derechistas.
Todavía es pronto para sopesar cuán estrecha será la relación entre el primer gobierno del FMLN y el bloque de mandatarios izquierdistas de América Latina, sin embargo los recelos no duraron en desatarse.
Hasta el momento Funes se ha mostrado conciliador e incluso instó a los empresarios privados a que olviden las confrontaciones del pasado y “desechen los prejuicios que han mantenido en su contra”, para poder lograr la unidad y trabajar en conjunto con el nuevo gobierno.
Por su parte, los inversores privados pidieron al nuevo gobierno más señales y que se reúna con ellos para comenzar a “tender puentes” que garanticen la unión entre las partes, ante la crisis económica que ya comienza a sentirse en El Salvador.
Ante la crisis económica que golpea ya las economías del istmo, la coyuntura salvadoreña de un pueblo en busca de cohesión ante un cambio de mando lanza un importante mensaje sobre la relevancia de la unidad a los costarricenses.

Ver comentarios