Logo La República

Sábado, 19 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Golpe al ahorro

Natalia Díaz [email protected] | Jueves 28 marzo, 2019


A partir del segundo semestre de este año, cualquier depósito a plazo en el sistema bancario, producto del sacrificio y ahorro personal, sufrirá un impuesto del 15% sobre los intereses devengados. Esto es, casi el doble del 8% que se paga hasta el día de hoy.

Un principio básico de la economía es que para poder invertir y fomentar el crecimiento y las oportunidades de empleo, debemos estimular el ahorro interno. Según cifras del Banco Central, el saldo de los ahorros totales de la sociedad costarricense, conocido como la riqueza financiera del sector privado, asciende a $47 mil millones, de los cuales, el 35% está en dólares y el 65% en colones.

En nuestro país vamos en declive, pues el exceso de gasto del gobierno y su ineficiencia, lo ha llevado a captar, por la vía de los impuestos, una porción muy grande del ahorro privado nacional. Lo anterior no para estimular la inversión sino para pagar más gasto corriente, en especial en salarios, pluses y en transferencias.

A partir del 1° de julio de este año, la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas elevará el impuesto de intereses del 8% al 15% como ya lo dijimos. Eso significa que el gobierno tomará de la bolsa de todos nosotros y nos quitará cerca de $200 millones anuales de nuestros ingresos por intereses, para pagar sus ineficiencias.

En países vecinos, por ejemplo Panamá, este impuesto es cero. El Gobierno panameño estimula el ahorro interno para invertir más y dejarle al ciudadano más dinero líquido a ser utilizarlo en lo que él desea, fortaleciendo su poder de compra y dinamizando la economía con el circulante callejero. No es por casualidad que hace dos semanas Moody’s subiera la calificación de riesgo de ese vecino país a un envidiable nivel A-, con perspectiva positiva; y a nosotros en diciembre pasado nos la rebajaran a B-, al mismo nivel de Argentina y Turquía, con perspectiva negativa.

Como la filosofía PAC y la de sus aliados en el gobierno y el Legislativo, es la aprobación constante y permanente de más impuestos, en esta semana también se acaba de aprobar en primer debate un nuevo impuesto al uso de la plataforma virtual de servicios de hospedaje casero Airbnb, del 13%. Es muy probable que para su cobro se obligue a los operadores de tarjetas de crédito a realizar ese cargo al momento de la reserva en línea. El encarecer ese sistema barato de habitaciones o camas, repercutirá sobremanera en la demanda de este tipo de hospedaje, y serán aquellos pequeños propietarios de cabinas rurales de turismo comunitario, y los hostales, quienes más perjudicados saldrán con esta voracidad fiscal que ya no tiene límites.

Triste realidad la de nuestra Costa Rica, donde ya no hay actividad ni transacción económica a la cual el gobierno no le eche garra.

Como nuestros legisladores son más que todo cobradores y socios del fisco, y no promotores de proyectos de reactivación de la economía, veo venir muy pronto más ocurrencias fiscales como el impuesto a las remesas, entre otros.

Sigamos engordando la chanchita del erario público y debilitando cada día más el patrimonio personal de los costarricenses.







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.