Enviar
Golf después de los 50

Tomado de www.abc.es
La República

Mucha gente sueña con pasar el tiempo jugando al golf cuando alcance la jubilación. Sin embargo, poder hacerlo y además recibir dinero por ello ya cubre el colmo de las expectativas. ¡Vaya privilegio!
“Desde que juego en el Champions Tour estoy en una segunda vida”, comentó Eduardo Romero, ganador de ocho torneos del Circuito Europeo y que ahora disfruta como un chico con zapatos nuevos en América.
“Puedo seguir en contacto con los viejos amigos y no tengo la necesidad de entrenarme tanto. Ya no tengo la presión de tener que pasar el corte para seguir en competición (los torneos se celebran solo a tres rondas)
y cobramos todas las semanas. Y un dineral. Esto es una maravilla”, dijo Romero.
El popular “Gato” destaca la ausencia de los nervios propios de una competición profesional. Aunque los torneos que conforman esta liga de jugadores seniors (más de 50 años) están organizados con el máximo rigor (pertenecen a la estructura de la PGA estadounidense y cumplen los mismos niveles de exigencia y comodidades que los de las pruebas convencionales) ya nadie se desespera por un mal golpe.
“Nosotros ya hemos hecho lo que teníamos que hacer —apunta Tom Watson, ganador de cinco Open Británicos, entre otras fruslerías— y ahora nos dedicamos a disfrutar. Me he pasado la vida volando de un lado para otro pero sin conocer ningún lugar a fondo. Ahora, afortunadamente, estoy recuperando todo el tiempo perdido”.
En la última década el californiano se sigue sintiendo competitivo y los 12 títulos que ha ganado en este periodo los ha saboreado mucho más que los anteriores. En concreto los cuatro “grandes” que ha sido capaz de añadir a su palmarés. “Estos torneos, a la edad que los ganes, siempre son especiales. Reúnen a los mejores del mundo en cada momento y te sientes parte de la historia cuando los consigues. Para mí tiene mucho valor haber ganado tres “British” de mayor después de los cinco de mi mejor época”.
Los promotore
s y diseñadores de campos se han dado cuenta de que a partir de la cincuentena es cuando más se disfruta con este deporte. Jack Nicklaus, el jugador más grande de la historia se dedica ahora en cuerpo y alma a construirlos por todo el mundo, ha firmado casi 600.
“No voy a decir que haga diseños especiales pensando en la gente mayor, pero no cabe duda de que cada vez hay más personas de estas edades que juegan. Es cuando ya se tiene la vida más o menos encauzada y se cuenta con más recursos y tiempo libre. Es cuando se vive más y mejor el golf”, explicó Nicklaus.
Ese concepto lo trata de aplicar el “Oso Dorado”. “No podemos dar la espalda a los veteranos, porque forman el may
or número de usuarios y no tiene sentido hacer campos de juego imposible, solo aptos para los grandes pegadores. Hay que saber adaptarse a todo el mundo y con las nuevas tecnologías es posible hacerlo”.
El último ejemplo de su maestría se pudo ver en Cap Cana, un recinto del máximo nivel en la República Dominicana, que hacía su debut internacional con una prueba del Champions Tour. Si los seniors eran capaces de batirlo sería el mejor ejemplo que demostrase que se puede competir a cualquier edad. Y, sobre todo, disfrutando.
El resultado fue espectacular, incluso para los propios jugadores. A pesar de las condiciones difíciles del fin de semana (la única semana ventosa del año) el campo aguantó a la perfección y 34 competidores bajaron del par del campo. Nick Price, ganador de tres majors, también se dedica ahora al diseño y ha diseñado el vecino recorrido de Punta Blanca en esta zona idílica del Caribe. Pese a ser competencia, no pudo evitar deshacerse en elogios ante la obra maestra de Nicklaus. “Cualquier arquitecto sueña con que le permitan construir un hoyo pegando al mar y en esta finca Jack ha podido dibujar ocho bañados por las aguas”.
Después de toda una vida plagada de triunfos, ahora se trata de ver realizados los sueños. “Yo no echo nada de menos de mi etapa anterior, sinceramente. Había un ambiente que se cortaba con cuchillo. Todos entrenándose constantemente, siguiendo dietas rigurosas, con piques... No era vida. Ahora somos una gran familia y jugamos sin presión. No lo cambio por nada”.
El primer español en descubrir este edén golfístico del Champions Tour fue José María Cañizares. Después de ser una estrella en el Viejo Continente, disputó cuatro Ryder Cups, se sacó la tarjeta americana y su posterior triunfó en el Toshiba le convirtió en figura también allí.
Ver comentarios