Enviar
Por no trasladar a tiempo taller de la empresa Coopesa
Gobierno le incumple contrato a Aeris
Reubicación de hangar debía completarse este mes pero ni siquiera se ha iniciado el proceso
Operador del aeropuerto adelantó que no reclamará indemnización al Cetac por ahora

La buena salud con que había venido operando el contrato de modernización del aeropuerto Juan Santamaría desde que asumió el nuevo operador, sufrió su primer quebranto.
Ello porque el Gobierno está a seis días de incumplirle por primera vez el contrato a la empresa Aeris Costa Rica, actual operador del aeropuerto, por no trasladar a tiempo a Coopesa de los terrenos que ocupa actualmente en el oeste de la terminal de pasajeros.
La reubicación del hangar de Coopesa debía estar lista a más tardar el 31 de este mes. Eso fue a lo que se comprometió el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) en el acuerdo que permitió rescatar el contrato aeroportuario luego de ocho años de tropiezos por parte de Alterra Partners, anterior operador del Juan Santamaría.
Sin embargo, hasta la fecha no solo no se ha trasladado el hangar sino que ni se ha iniciado el concurso para escoger a la empresa que hará las nuevas instalaciones del taller de aviones.
El atraso en el traslado faculta a Aeris Costa Rica a plantear el primer reclamo por incumplimiento de contrato en contra del Cetac, que es su contraparte en el contrato aeroportuario.
No obstante, esa no es por ahora el deseo de Aeris, ya que la empresa acordó más bien extender por un año el plazo al Gobierno para que reubique a Coopesa. El hecho de que por ahora no vaya a necesitar los terrenos fue lo que llevó a la compañía aeroportuaria a perdonar al Gobierno.
Pero en caso en que llegue el momento de ampliar el aeropuerto hacia donde está el taller en este momento y todavía no se haya reubicado, entonces el operador del aeropuerto podría hacer efectivo el reclamo contra el Estado y solicitar una indemnización por los daños que le causare el atraso, según dispone el contrato.
“Mientras el nuevo programa de obras (que Aeris presento a Cetac en agosto para su estudio) no quede aprobado, no hay impacto; pues la primera obra que se construirá sobre estos terrenos iniciará en enero de 2013”, respondió la empresa.
Trasladar a Coopesa del sitio que ocupa dentro del aeropuerto es vital para el plan de expansión del Juan Santamaría, ya que es en esa zona donde se levantarán las nuevas salas de abordaje.
LA REPUBLICA intentó conocer las causas del atraso de voz de Luis Carlos Araya, presidente del Cetac, pero no fue posible conversar con él, a pesar de que se le solicitó una entrevista desde el miércoles de la semana anterior mediante la oficina de prensa del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
Al parecer, la falta de financiamiento es lo que ha postergado el traslado del taller de aviones del campo que ocupa actualmente, comentó Rimsky Buitrago, gerente general de Coopesa.
Un estudio preliminar estimó entre $25 millones y $30 millones el costo de reubicar el taller. El financiamiento y contratación de los trabajos correría a cargo del Estado.
A su vez, Coopesa pagaría una mensualidad por el uso de terrenos del aeropuerto, según un acuerdo al que llegaron los representantes del taller de aviones con el gobierno anterior.
La tarifa que se le aplicaría a la empresa aún no ha sido fijada, afirmó Buitrago, quien destacó que ese es uno de los temas por resolver.
El taller de Coopesa abarca poco menos de seis hectáreas. Esta empresa se instaló en el Juan Santamaría desde 1963.
Aeris asumió las obras de ampliación del aeropuerto luego de haber adquirido un total de un 95% de las acciones de Alterra Partners, empresa que decidió dejar el proyecto luego de sufrir problemas financieros.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios