Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 11 Abril, 2012


PIZARRON
¡Gloria eterna a los héroes del 56 y 57!


La gesta heroica del pueblo costarricense se relaciona con la lucha nacional contra la invasión filibustera norteamericana en suelo costarricense, nicaragüense y centroamericano.
Más que la Independencia misma los hechos de la Campaña Nacional se arraigan en la conciencia patria como símbolo de independencia, soberanía e identidad nacional.
Los héroes nacionales se identifican con estos hechos y batallas contra el intento de convertir a Centroamérica en territorio anexado y a sus pueblos en esclavos de Estados Unidos.
La música y canciones patrióticas surgen asociadas e inspiradas a estos eventos y batallas, incluso algunas fueron compuestas durante los mismos acontecimientos.
El 4 de marzo de 1856, salieron nuestras tropas al mando del general José Joaquín Mora a unirse en Liberia bajo las órdenes del general José María Cañas, a quienes se sumaron los llaneros del Guanacaste, ya enterados de la penetración filibustera al territorio nacional y establecidos en la Hacienda Santa Rosa.
El 20 de marzo en una acción militar de 14 minutos la tropa costarricense derrotó los 300 filibusteros invasores. La Batalla de Santa Rosa, la más importante por la victoria y expulsión filibustera del territorio nacional, hizo que la tropa costarricense avanzara hacia el norte, para enfrentarlos en Nicaragua, y se desplazara por la ribera del río San Juan para asegurar su expulsión de Costa Rica.
El 29 de marzo el ejército costarricense entró a Sapoá, desde donde cruzó la frontera hacia Rivas, se ocupó San Juan del Sur, en el Pacífico y el puerto La Virgen, sobre el lago de Nicaragua, y se avanzó sobre el río San Juan desde Sarapiquí para cortar la ruta de abastecimiento a los filibusteros.
El 11 de abril en Rivas se produjo una encarnizada batalla contra las tropas de Walker, que trataron de sorprender al ejército costarricense, ocupando el Mesón de Guerra, sitio muy estratégico en esa ciudad por ser una gran casa. Por casi 18 horas se prolongó el combate, con cientos de muertos, hasta la madrugada del 12 de abril, cuando Walker inició su retirada hacia Granada.
El Mesón trataron de quemarlo en tres ocasiones. Primero lo intentó el subteniente Luis Pacheco Bertora, luego Joaquín Rosales, nicaragüense que peleaba con la tropa costarricense. Finalmente, el soldado Juan Santamaría lo logra, cayendo todos mortalmente heridos.
Hoy 11 de abril recordamos con gratitud a los soldados y oficiales que se movilizaron con el Ejército Nacional, a los que cayeron heridos y a los que murieron defendiendo la Patria, el territorio y la nación costarricense y a Centroamérica.
Hoy recordamos a quienes en la retaguardia apoyaron esa gesta, el pueblo laborioso, las mujeres que sustituyeron a los soldados en los campos de trabajo, y a los héroes que sintetizan esta lucha, los generales Joaquín Mora Porras, José María Cañas Gutiérrez, el soldado Juan Santamaría, a las mujeres costarricenses y del Ejército en Pancha Carrasco y al Gran Presidente Juan Mora Porras.

Vladimir de la Cruz