Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Gineth eligió camino difícil

Luis Fernado Rojas [email protected] | Jueves 03 abril, 2008



Gineth eligió camino difícil

Situación en el Tíbet cambia planes originales de tica rumbo al Everest

Luis F. Rojas
[email protected]

Con cambios de última hora producto de los incidentes políticos que se viven en el Tíbet, pero movida por una fuerza de voluntad inquebrantable, la costarricense Gineth Soto comienza hoy una travesía de más de dos meses, al cabo de los cuales espera sumar el monte Everest a la lista de cimas que ya ha conquistado.
Gineth esperaba llegar a la cima del mundo desde la ruta norte, en el Tíbet, pero debido a los problemas políticos que se han dado en esa zona, fue cerrada a turistas, por lo que los organizadores de la expedición tomaron la decisión de ir entonces por la ruta sur, en Nepal.
“Era así o esperar otro año más; por dicha el Banco Nacional, mi patrocinador, me apoya en la decisión y subiremos por Nepal, El Collado Sur, que es la ruta por donde Edmund Hillary, la primera persona en lograr la cumbre del Everest subió el 29 de mayo de 1953”.
Gineth manifestó sentirse mentalmente fuerte para el reto que se viene, el principal en su vida. “Llevo muchos años fortaleciendo mi mente con todas las pruebas que he tenido que pasar en las montañas que he escalado. También me
he puesto a prueba en otras situaciones, como cuando corrí la Maratón de San Francisco, en julio de 2007”.
Soto dice que solo se preparó durante cuatro meses para esa prueba y, de ellos, durante un mes no entrenó porque viajó a Canadá. “El día de la maratón cuando iba por el kilómetro 33 comencé a sentirme débil y sabía que tenía problemas. Pero me dije que si no terminaba esa maratón no merecía subir el monte Everest, y comencé a visualizar que aquel era el día de mi cima al Everest y que no me podía rendir. Es increíble, en muy poco tiempo tuve una sensación de furia que me dio mucha energía, la sentí donde subía por todo mi cuerpo y casi se me salieron las lágrimas de la emoción. Mentalmente me apliqué un shock de adrenalina y terminé la maratón super bien”.
Ahora Gineth dice estar preparada al ciento por ciento para soportar dos meses de duras pruebas que el monte les impondrá como requisito para alcanzar su cima.
“Se dice que subir el monte Everest es 90% mental. Físicamente hay un máximo, pero mentalmente no. El cuerpo se rinde eventualmente, pero la fuerza mental es la que te levantará y te llevará hasta esa cima, aun cuando no tengas ni una gota de energía. Anhelo y pasión se mezclan como ingredientes principales con los que un mo
ntañista conquista su meta”.
Uno de los principales inconvenientes para no alcanzar la cima será el clima, ya que se puede dar el caso de ascender hasta los 8 mil metros, al campamento 4, pero si el clima no es favorable entonces no podrán ascender y deberán descender.
“Estando tan cerca existe la posibilidad de no llegar, porque el Everest requiere buen clima para poder ir a la cima, ya que es tan peligroso que las inclemencias serían mortales. Esta ruta es muy difícil y la más peligrosa, pero eso no me preocupa aún”.
Si todo sale conforme a lo planeado, Soto alcanzaría la cima aproximadamente a finales de mayo.
“Por esta ruta el día de la cima es más largo que en la norte. Podemos decir que se puede llegar a la cúspide antes de las 2 p.m.”
Soto afirmó que sus amistades en Estados Unidos le han brindado mucho apoyo. “Creen en mí y saben que tomaré buenas decisiones y no perderé mi cabeza por la cima. Mis amigas latinas me apoyan mucho y están muy orgullosas de mí, y especialmente me han seguido desde Aconcagua, Argentina, hasta ahora; entonces este sueño es parte de la vida de todas ellas, aunque seamos de diferentes países”.
Antes de partir, la pequeña gigante dijo que está muy ansiosa por llegar a su destino y estar frente a la montaña. “De seguro que será un momento muy emocional y especial para mí. He soñado con este momento por años. Monte Everest es parte de mi vida cotidiana, no ha habido un día en que no haya pensado en alcanzar esa cima”.



Incomparable

Gineth Soto, quien ha escalado cinco de los siete pináculos continentales, dijo que nada de lo hecho por ella hasta el momento se podría comparar con lo que enfrentará en el Everest.

• “En comparación con Everest, ninguna. Es tanta la diferencia en altura con las otras montañas que he subido, que no lo podría comparar”.
• “Aconcagua es la más alta que he subido, pero está cerca del Ecuador de la Tierra”.
• “Denali se considera como subir una montaña de 7.000 metros debido a que está a tres grados del polo norte y la presión atmosférica es diferente que en los países del sur”.
• “Pero mentiría si dijera que tuve problemas de oxígeno. Hasta el momento me va muy bien en las alturas. Veremos ahora qué pasa en el Everest”.



Metro por metro

1- Gineth Soto partió ayer hacia Nepal y el domingo se reunirá con el resto del equipo internacional con el que intentará la hazaña. Tomará entonces otro vuelo a Lukla de donde empezará la caminata de ocho días hasta el campamento base, a 5.300 metros.
2- Una vez allí descansarán uno o dos días y empezarán la fase de aclimatación. Luego subirán dos veces al ca
mpamento 1, a 5.900 metros, y regresarán al campamento base.
3- Seguirán subiendo a más altura (6.600 metros) y bajando con el fin de ir aclimatándose, regresando siempre hasta el campamento base.
4- Según lo estipulado, deberán permanecer del 1° al 10 de mayo en el campamento base, hasta que la antorcha de las Olimpiadas llegue a la cima. Luego podrán continuar al campamento 3, a 7.200 metros.
5- Luego viene la mejor parte. Subirán hasta el campamento 4, a 8 mil metros, denominado Zona de la Muerte, y luego a la cima.
6- Finalmente, regresarían en dos días hasta el campamento base y descansarán un día más. Empacarán para caminar varios días hasta regresar a Lukla a tomar el vuelo a Katmandú, en lo que será el final de la gira.
7- El último metro
sería cuando deje el último peldaño de la escalinata del avión, pise Costa Rica y nos demuestre a todos que… ¡Sí se puede!



Al Everest con amor

El esposo de Gineth, el estadounidense Michael Buturla, se mostró confiado en que todo le salga bien a la mujer que ama.

Orgullo
“Estoy muy orgulloso de Gineth y su ambición de subir esta montaña. Ella es la alpinista más fuerte que he conocido, y sé que está lista para este reto”.

Preocupación
“Me preocupa su seguridad, por supuesto, en particular por la cascada de hielo del Kumbu. Pero Gineth ha entrenado y se ha preparado muy bien para este ascenso y creo que lo logrará”.

Confianza
“No me cuestiono si ella es suficientemente fuerte para llegar a la cima, porque sé que lo es. Gineth es una excelente escaladora de montañas, y sé que ella tomará las decisiones correctas cuando lo tenga que hacer. Yo creo que ella lo va a lograr, y oraré para que regrese sana y salva a casa”.