Enviar
Villaplants Costa Rica los obtuvo en cinco años
Geranios tricolores

Nuevas variedades de geranios están por primera vez en el mercado nacional, creados por la empresa de capital costarricense Villaplants Costa Rica, liderada por David Villalta Pereira, gerente general.
La novedad, en esas plantas utilizadas por tradición para decoración de exteriores e interiores, es que ahora su flor es de dos y tres colores, cuando anteriormente ha sido de solo una tonalidad.
Los colores que comparte la flor de un mismo geranio son rojo, anaranjado y blanco.
Otra característica diferente de la nueva creación es que estas son más compactas, no superan los 16 centímetros (cm) en toda su vida, mientras que los geranios por lo general alcanzan los 20 cm.
Para llegar a este resultado, el Departamento de Fitomejoramiento de la firma conformado por cuatro colaboradores, realizó un proceso de hibridación, es decir de mezclar diferentes especies o variedades de organismos para crear una nueva subespecie con una o más cualidades diferentes.
Los nuevos geranios fueron creados cruzando plantas de diversos colores en un proceso que duró cinco años hasta alcanzar la variedad de su satisfacción.
“El trabajo de mejoramiento es largo; se siembra una población de plantas, luego se hace un proceso de selección, después se vuelve a sembrar y esto se puede repetir innumerables veces”, comentó Marco Sequeira, ingeniero agrónomo y gerente de Producción de Villaplants Costa Rica, quien no descarta la posibilidad de continuar experimentando e innovando con otras plantas, como por ejemplo las lantanas.
Esta empresa también se dedica desde hace ocho años a la innovación en mejoramiento de vegetales, creando nuevas variedades de zuquini, zapallo, chile dulce amarillo y rojo, chile jalapeño, peninos y berenjena.
La razón que los movió a incursionar en los vegetales fue el hecho de que la semilla de estos es importada de Estados Unidos y en ocasiones no se encontraban disponibles ante la demanda de los productores nacionales. Fue así como la empresa decidió crear su propia variedad de semillas asegurando el producto todo el año.
“Los beneficios de la creación de semillas propias son muchos. Primero, que por ser creadas aquí se acoplan mejor al clima, aparte de ser más productivas”, comentó Minor Nájera, fitomejorador y encargado de la producción de semillas de Villaplants Costa Rica.
Otros beneficios son las características nuevas en los vegetales, con relación a las semillas traídas de Estados Unidos. Por ejemplo, el zuquini de semilla nacional no tiene espinas.
“Las nuevas variedades de vegetales están inscritas en la Oficina Nacional de Semillas del Ministerio de Agricultura y Ganadería; es decir, tienen la certificación de que son saludables y no transgénicos, ya que el mejoramiento no se hizo en laboratorio modificándolos genéticamente”, aseguró Nájera.
Todo el proceso, desde el inicio de la creación de la nueva variedad hasta que esta llega a la mesa de los costarricenses, puede durar de seis a ocho años para cada vegetal. Actualmente hay en el mercado nacional alrededor de diez productos, innovación de Villaplants.
En el futuro esta empresa espera incursionar con el tomate.

Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios