Ágatha Ruiz de la Prada “Costa Rica es un país maravilloso”
Enviar
La primera vez que Ágatha Ruiz de la Prada visitó Costa Rica fue en 2015, como invitada para el Festival Internacional de Diseño (FID), para mostrar una colección de carteles en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo.
En esa oportunidad también habló de “Diseño Feliz”, su filosofía, que la ha hecho mundialmente famosa gracias a utilizar el color en todo y darle la espalda al negro.
Este año la diseñadora regresó en dos ocasiones, una como parte de la grabación del programa Planeta Calleja, para dar a conocer el ejemplo de sostenibilidad del país, y la semana pasada para mostrar por primera vez su colección de ropa en el Mercedes-Benz Fashion Week San José (MBFWSJ).
“Mi primer viaje fue para el FID fue maravilloso y hace menos de un mes vine a grabar Planeta Calleja por una semana, he montado a caballo, visité un volcán, estuve en la selva de día y de noche, cuando terminó el programa me subí a una mesa y me puse bailar, fue una semana brutal”, dijo.
“Cuando me llamaron para el programa me dijeron que si quería ir al Everest, pero no podía porque desfilaba en Nueva York, una semana después me invitaron a Costa Rica y me pareció una idea genial, el enfoque era decir que es el país más ecologista del mundo”, contó.
El programa se estrenará en setiembre. 
De su paso por el MBFWSJ destacó la organización y la magnitud del evento. 
“Costa Rica es un país maravilloso, estoy muy emocionada y orgullosa de que sea tan verde: lo bonito de Fashion Week es que siga es estela, es un ejemplo, además es un evento muy grande y muy bien organizado, estoy sorprendida”, comentó. 
Al ser consultada si la sostenibilidad podría aplicarse a la moda, asegura que se está creando un movimiento aunque no ha sido fácil, ni lo será.
“Estaba en París en las carreras de Fórmula E, llevaba una chaqueta casi negra, yo nunca llevo nada negro, pero estaba hecha con botellas de plástico y redes de pesca, algunas veces tienes que hacer una excepción y esa era una, un momento soñado”, comentó.
Sentada relajada, con una blusa con un gran corazón en el pecho (uno de los iconos más fuertes de su carrera), una falda llena de los colores llamativos que la han inspirado y vibrantes labios rosa, no puede ocultar a una mujer que no se queda quieta.
“Fíjate he estado en Costa Rica dos veces en un mes, acabo de estar en Uruguay en dos ocasiones seguidas, es una locura, antes iba mucho a París y a Milán, y es que tengo este ‘jaleo’ con Latinoamérica”, agregó.
Ahora se prepara para presentar su desfile más grande en Madrid en julio.
 

Ver comentarios