Enviar
Deficiente evaluación del Estado sobre si es mejor construir o arrendar inmuebles
Gasto millonario en alquileres estatales
Construcción de edificios propios costaría la mitad

Mientras el Ministerio de Hacienda desea aumentar los impuestos de los costarricenses, pierde $4,5 millones al año, por el alquiler de oficinas.
Si el Ministerio contara con su propio edificio, el público pagaría la mitad de ese costo.
El caso de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos es parecido, a escala menor; sin embargo, se trata de una pérdida anual del dinero del público de unos $800 mil.
Otras instituciones del Estado también gastan millones de dólares en alquileres, en lugar de tener inmuebles propios.
La falta de espacio para albergar a los trabajadores de las instituciones, es la justificación de la administración para gastar en alquileres. Sin embargo, la alternativa de arrendamiento de espacio es una medida a corto plazo y una solución cara.
En muchos casos, la opción de construir los propios edificios del Estado ahorraría millones de dólares a los ciudadanos cada año.
Sin embargo, esta opción no es contemplada por las instituciones, al punto de que ni siquiera realizan valoraciones entre las alternativas de alquilar y comprar, tal como lo señaló la Contraloría en su informe Presupuestos Públicos 2011.
En el caso de Hacienda, construir los mismos metros cuadrados que actualmente alquila, implicaría un gasto inferior en un 48% a lo presupuestado para el pago de alquileres en 2011, según un análisis realizado por LA REPUBLICA.
El presupuesto total para construir los metros cuadrados que actualmente alquila es de aproximadamente $45 millones, por este monto se pagaría anualmente una cuota de unos $4,8 millones, cifra inferior a los $9,3 millones de alquileres actuales.
La alternativa de la construcción genera reducción en el gasto y a la vez se edifica infraestructura adecuada para una institución, la cual podría ubicar en un solo lugar todas las oficinas de la organización de una misma localidad.
Para 2011 se presupuestó pagar por alquileres de edificios de las instituciones públicas más de $133 millones, monto equivalente a 2,7 veces la partida de gastos superfluos que recientemente los diputados recortaron al presupuesto nacional.
De mismo modo, muchas otras instituciones estatales pagan grandes cantidades de dinero por el alquiler de edificios que no pertenecen al Estado, beneficiando únicamente a los dueños de estos inmuebles.
En el caso de una institución como la Caja Costarricense de Seguro Social, tiene la opción de construir los Ebais en varias partes del país, con bajos costos de edificación, al tratarse de un diseño único para todos.
Sin embargo, la Caja sigue alquilando muchos de los edificios que utiliza.
Otras instituciones que alquilan mucho espacio incluyen el ICE, Banco Nacional y Banco Popular.
Varias instituciones alegan que hay necesidad de alquilar.
La normativa legal exige estudios de factibilidad de compleja tramitomanía, además la construcción de los edificios toma años, aseguró el regulador general Dennis Meléndez.
Sin embargo, alquilar es una solución cortoplacista, dado que las instituciones en general ocupan los edificios por años, y hasta décadas, además el Estado no queda con ningún beneficio, una vez que termine el alquiler.
Caso contrario sería la alternativa de construir edificios, donde igualmente hay un gasto mensual, con la ventaja de que al finalizar el periodo la institución sigue siendo dueña del terreno.
Por su parte, Hacienda defiende su práctica.
Si los recursos se utilizan para comprar edificios, no se podrán hacer mejoras en otras áreas que resultan prioritarias para el país, aseguró José Luis Araya viceministro de Egresos.
Sin embargo, el gasto por concepto de alquileres de inmuebles es más elevado que el de construir un edificio, por lo que la opción económica más viable son los edificios propios y destinar los recursos que se ahorren a las áreas prioritarias.
Bernal Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios