Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Ganancias del cobre dan ventaja a Chile

| Jueves 25 diciembre, 2008



Ganancias del cobre dan ventaja a Chile

Santiago -- Majorie Rojo, un ama de casa chilena, se encoge de hombros cuando le preguntan sobre la caída en el precio del cobre, el motor de la economía de su país.
“No sé nada de eso, nada, cero”, dice Rojo, de 28 años, mientas acuna en sus brazos a su hijo de 19 meses en una guardería gubernamental en Santiago.
Rojo tiene pocas razones para inquietarse por la caída de 68% del metal desde su máximo de mayo. Por ahora, la presidenta Michelle Bachelet dice que los ahorros de $28 mil millones, amasados cuando los precios del cobre eran más altos, protegerán de recortes de gastos a los servicios gestionados por el Estado, mientras el crecimiento de la economía global mengua a 0,9% el año próximo desde 2,5% en 2008, según el Banco Mundial.
“Un país como Chile se destaca por prever muy bien el futuro al apartar las excepcionales ganancias del cobre”, dijo Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs Group Inc. en Nueva York. Otros países deberán “reducir gastos o seguir gastando y tener déficits más altos. No hay una salida fácil”.
El índice accionario de Santiago ha caído 23% este año, cerca de la mitad del descenso del referente de Brasil. Aun así, el derrumbe de las materias primas podría alcanzar a Chile si la crisis empeora, dijo Sergio Zapata, analista de Banchile Inversiones.
El peso se ha debilitado 21% contra el dólar este año, la segunda moneda de peor desempeño de la región entre las rastreadas por Bloomberg, después del real brasileño.
“Chile no es inmune a la crisis”, dijo Zapata. “Pero está en una situación relativamente más ventajosa”.
Después de la vuelta de Chile a la democracia en 1990, la coalición gobernante amplió las medidas de control del gasto implantadas durante el Gobierno del ex dictador Augusto Pinochet por economistas formados en la Universidad de Chicago. Desde entonces, el país ha obtenido la más alta calificación crediticia en Sudamérica. Moody’s Investors Service califica con A2 los bonos extranjeros chilenos por $2.250 millones y dijo el 20 de noviembre que la deuda podría merecer un aumento de la nota.
Para protegerse de los vaivenes de los precios, en 2001 el país vinculó su presupuesto a la perspectiva de largo plazo del cobre. Chile, que depende de este metal para cerca de un cuarto del ingreso gubernamental, basó los gastos de 2008 en un precio de $1,37 la libra (454 gramos), menos de la mitad del promedio de este año.
La política contribuye a aislar a Chile del tipo de recortes de financiación o mayores préstamos que enfrentan Venezuela, Argentina y Ecuador, dijo Ramos.
Las permutas de riesgo crediticio a cinco años basadas en bonos chilenos cayeron 3,5 puntos básicos ayer a 2,4450 puntos porcentuales, según CMA Datavision. Esto significa que cuesta $244.500 proteger $10 millones de deuda chilena de un impago, la menor cifra entre nueve países latinoamericanos rastreados por Bloomberg.
Cuesta $3,25 millones proteger un monto parecido de bonos venezolanos, $4,57 millones asegurar activos argentinos y $5,9 millones garantizar la deuda de Ecuador.
Este mes, Ecuador cayó en cesación de pagos sobre bonos extranjeros después de una declinación del petróleo, su mayor exportación. Argentina nacionalizó fondos de pensión privados por $24 mil millones, lo que dio lugar a versiones de que el Gobierno buscaba efectivo para apuntalar sus finanzas, dijo Ramos.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió el 17 de noviembre que su país debería prepararse porque un “terremoto” en los mercados mundiales está reduciendo la renta petrolera. El precio del crudo se ha hundido 73% desde un récord de julio a $39,91 el barril. Venezuela basa su presupuesto de 2009 en un precio de $60.
El dinero que Chile ha ahorrado de la renta del cobre para épocas de escasez debe de ser suficiente para rellenar cualquier bache presupuestario durante tres o cuatro años, dijo Julio Dittborn, miembro de una comisión de finanzas del Congreso. El año próximo, el gasto gubernamental apuntalará una economía que de otro modo se estancaría o se hundiría, agregó.