Gabanna es buen comer mediterráneo con estilo propio
Ana Prieto y Ricardo Solano, propietarios de Gabanna Gastroclub. Esteban Monge/La República
Enviar
Hay muchas formas de recorrer el Mediterráneo y en Gabanna Gastroclub se vive de una manera muy especial, con platillos con gran influencia española y de otros rincones de gran tradición culinaria.
 
Para sus propietarios, Ana Prieto y Ricardo Solano, su meta es más que un restaurante para comer bien, ellos se plantearon el reto de ofrecer nuevas experiencias, una cocina moderna, raciones generosas y que tengan un toque de autor.
 
Es suficiente probar su entrada de pulpo a la gallega para entender lo de lo que hablan estos españoles enamorados de Costa Rica.
 
A primera vista se nota una enorme diferencia con respecto a este tradicional platillo. El pulpo llega dentro de una espuma de papa, en lugar de la tradicional patata entera, dentro porciones en trozos de este delicioso molusco en un excelente punto de cocción con un chorrillo de aceite de oliva extra virgen y pimentón de La Vera.
 
Adicionalmente se sirve en un plato muy distinto a los tradicionales recipientes de madera. La espuma le aporta suavidad, delicadeza y textura; la esencia de la receta está ahí sin duda.
 
Otra de esas delicias de Gabanna que se debe probar al visitarlos es su cochinillo. Nuevamente el chef decide dar un giro y opta por elaborar una terrina o pastel de carne.
 
“El cochinillo lo preparamos de manera tradicional, cocido a baja temperatura durante muchas horas. Luego se desmenuza, se deshuesa y prepara en esta forma. Por aparte el chef trabaja con la piel que la coloca en la parte superior para darle color y un delicioso crocante”, detalló Prieto.
 
Quienes disfrutan el sabor del cerdo quedarán encantados con este platillo. Lo primero que resalta es su color, al empezar a cortarlo se siente ese crujir de la piel y la experiencia culmina cuando en boca se siente el sabor tradicional, la carne jugosa, suave y el “crunch” de la piel del cochinillo.
 
Para acompañarla se sirve con una compota de manzana con ligera acidez, esta corta ligeramente el sabor de la grasa sin llegar a opacarla. No se pueden pasar por alto las flores comestibles, que además de aportar color, también ayudan a vivir otras texturas en el plato.
 
La creatividad del gastroclub y su chef los llevó a incluir una versión muy particular de un tartar de atún, un plato con influencia francesa y asiática. El atún fresco cortado en finos trozos al momento de ordenarlo, se mezcla con salsa ponzu: una mezcla de salsas de soja, cítricos, entre otros ingredientes.
 
El giro sorpresa lo aporta una esfera de gelato de aguacate que corona el plato. El objetivo es aportar cremosidad, el sabor propio del aguacate que tan bien combina con el pescado y estimular el paladar por su baja temperatura. Sin duda el chef logró su cometido.
 
“Nos gustaría que quienes nos visiten pasen un momento maravilloso, algo diferente, queremos verlos contentos cuando prueben su comida y que sientan que el servicio, la decoración y el sitio son espectaculares”, finalizó Ricardo Solano.
 
Gabanna Gastroclub
Dirección Escazú, 500 metros sur de Plaza Atlantis
Horario De martes a sábado de 12 m.d. a 12 m.n., domingos hasta las 6 p.m.
Teléfono 8622-4242
 


Ver comentarios