Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



GLOBAL


G8 pide a economías emergentes reducir emisiones de gases

| Miércoles 09 julio, 2008



Países ricos eludieron comprometerse a plazos concretos
G8 pide a economías emergentes reducir emisiones de gases

Economías emergentes pidieron una “responsabilidad compartida equitativa” contra el calentamiento global

Toyako, Japón
EFE

Los países ricos anunciaron ayer en su cumbre de Hokkaido (Japón) un acuerdo contra el cambio climático que insta a las economías avanzadas a reducir a la mitad para 2050 las emisiones de CO2 a la atmósfera.
Los líderes del G8 pidieron a los países emergentes, entre ellos potencias como China o India, que “consideren seriamente”
ese objetivo mientras se comprometieron por su lado a fijar metas nacionales a medio plazo, pero sin concretar y sin marcar una fecha de referencia para medir el nivel de emisiones.
“Admitimos que las economías avanzadas difieren de las economías en desarrollo”, por lo que los países ricos aplicarán “objetivos ambiciosos a medio plazo” para reducir las emisiones según la situación de cada país, señala un comunicado conjunto del G8 (formado por los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Canadá, Japón y Rusia)
El acuerdo fue calificado de éxito por los países ricos, por consensuar posturas poco reconciliables -Japón y la UE en un extremo, Estados Unidos en el otro-, pero un fracaso para las ONGs, que no ven avances.
Los analistas coinciden en que el anuncio, aunque difuso, permite salvar la cara a los anfitriones nipones que habían hecho del cambio climático su caballo de batalla en Hokkaido, por delante de asuntos como la situación económica, el desarrollo de África y la crisis alimentaria que amenaza a millones de personas con la pobreza.
Mientras, los países emergentes del G5 (formado por Brasil, México, India, China y Sudáfrica) opinaron en una cumbre paral
ela en Sapporo que se precisa una “responsabilidad compartida equitativa” contra el calentamiento global y que el G8 debería recortar sus emisiones en 2020 entre un 25 y un 40% frente a sus niveles de 1990.
En Hokkaido, Japón había presionado esta semana por un acuerdo para 2050 mientras la UE prefería fijar la más cercana de 2020, en un porcentaje equivalente (recorte del 20%), y Estados Unidos quería a toda costa implicar a economías emergentes como la India y China.
En la cumbre de 2007, Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Francia, Rusia, Alemania, Canadá e Italia, que integran el G8, ya prometieron “considerar seriamente” la reducción a la mitad de emisiones de CO2 en 2050 y ahora apoyan, a través de negociaciones en el marco de la ONU, que esa meta sea “global”.
Mientras las ONGs afirmaban que el presidente estadounidense, George W.Bush, ha bloqueado todo avance con la ayuda de Canadá, la Casa Blanca calificaba lo anunciado de mejora “significativa”, la Comisión Europea se mostraba satisfecha y Japón lo consideraba un “nuevo paso” para involucrar a todas las naciones.
El director de WWF Internacional para el clima, Kim Carstensen, dijo a Efe que para implicar a Estados Unidos habrá qu
e esperar al sucesor de Bush, si bien señaló que países como Brasil o Japón ya han decidido programas internos para combatir el cambio climático.
El cambio climático fue la estrella de la segunda jornada de la cumbre del G8 en la tranquila isla japonesa de Hokkaido, pero no el único tema de conversación pues también se debatió la ralentización económica, la escalada de los precios del petróleo y el desarrollo de África.
Los países ricos expresaron su preocupación por los elevados precios del crudo y los alimentos, que suponen “un serio reto para un crecimiento estable”, aunque destacaron su optimismo sobre la situación económica.
Sobre el alto precio de los alimentos que atenaza al mundo en desarrollo, los países ricos alertaron de que podría llevar a la pobreza a millones de personas y se mostraron dispuestos a hacer lo posible para garantizar la seguridad alimentaria a corto y largo plazo.


Polémica por antimisiles

Rusia advirtió ayer que responderá con medidas militares si Estados Unidos llega a desplegar su escudo antimisiles en Europa del Este, cerca de sus fronteras.
“Si frente a nuestras fronteras comienza el despliegue real del sistema estratégico de defensa antimisiles de Estados Unidos, nos veremos obligados a reaccionar con métodos militares y técnicos, y ya no diplomáticos”, amenazó el ministerio de Exteriores ruso.
La Cancillería rusa denunció que la firma hoy por Washington y Praga de un acuerdo para instalar en territorio checo un radar, como primer elemento del escudo antimisiles, “no aumenta la seguridad no de la República Checa, ni de Europa en general”.
Según Moscú, “no cabe duda” de que el acercamiento de elementos del arsenal estratégico norteamericano al territorio de Rusia “puede ser empleado para debilitar el potencial ruso de disuasión”.
“Está claro que en esta situación la parte rusa tomará medidas adecuadas para compensar las amenazas potenciales a su seguridad nacional. Pero no somos nosotros los que elegimos”, señala el comunicado difundido en la página web del ministerio.
La nota precisa que Rusia se verá obligada a tomar medidas de respuesta si los acuerdos entre Washington y Praga llegan a ser ratificados, a pesar de la fuerte oposición al escudo del Pentágono entre la sociedad -según constatan los sondeos- y el Parlamento checo.
Asimismo, reitera el rechazo de Moscú al sistema antimisiles norteamericano al señalar que “es capaz de dinamitar la estabilidad y la seguridad no sólo a escala europea, sino global”.