Futuro de la energía limpia en juego por reforma tributaria
El impulso a la energía limpia se deriva, en parte, de dos beneficios tributarios ampliados por el Congreso en 2015. Bloomberg/La República
Enviar

La decisión de la administración de Donald Trump de terminar con el Plan de Energía Limpia podría ser profundamente simbólica, pero la batalla más importante para la energía renovable está vinculada a los impuestos.

La energía solar y eólica han sido las fuentes de electricidad con mayor crecimiento en Estados Unidos desde 2014, tras el cierre de un número récord de generadoras a carbón. Esto se debe a que se ha vuelto más barato construir plantas de energía renovable que mantener abiertas las de carbón.

El impulso a la energía limpia se deriva, en parte, de dos beneficios tributarios ampliados por el Congreso en 2015, y para los que se prevé una reducción a partir de 2020. Pero el administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA en inglés), Scott Pruitt, pidió que sean eliminados desde ahora. Eso podría pesar en la ventaja de la energía eólica y solar.

A diferencia del Plan de Energía Limpia, los créditos tributarios no pueden ser eliminados unilateralmente por la Casa Blanca. Pero con los líderes republicanos en el Congreso impulsando una reforma tributaria, los opositores a los beneficios para la energía eólica y solar, incluyendo miembros de la administración de Trump, están buscando eliminarlos.

“Yo retiraría estos incentivos, los dejaría valerse por sí mismos y competir contra el carbón y el gas natural y otras fuentes (de energía)”, dijo Pruitt, consultado sobre la eficacia de la energía renovable en un evento en el corazón de la industria del carbón en Kentucky.

No será fácil eliminar los beneficios, conocidos antes como el Crédito Tributario de Producción y el Crédito Tributario de Inversión. Ambos han generado amplio apoyo entre demócratas y republicanos de distritos rurales, donde la energía solar y eólica se han convertido en fuente clave para la creación de empleos. Además, las perspectivas para la reforma tributaria continúan turbias, debido a la falta de acuerdo en el Congreso, y disputas entre los republicanos.

Después de que Pruitt plantease terminar con los créditos tributarios para la energía solar y eólica, el senador republicano por Iowa Churck Grassley dijo en Twitter que le gustaría “recordarle” al jefe de la EPA que estos beneficios tributarios “continuarán hasta 2020, como lo planeó el Congreso”.

La medida de Trump para acabar con el Plan de Energía Limpia no ha menguado el interés de los inversores por la energía limpia. Desde que el Presidente firmó la orden de dar marcha atrás con la regla de reducción de emisiones, casi $30 mil millones han sido invertidos en proyectos de energía solar y eólica.

Solo en este trimestre, la inversión en energía limpia en Estados Unidos alcanzó su mayor nivel en dos años, sumando $14.800 millones.

Las fuentes renovables ahora son lo suficientemente baratas como para poder desarrollarse sin la necesidad de subsidios en algunas partes del mundo, entre ellas Brasil y México. La diferencia es que la demanda por electricidad está creciendo en esas regiones, mientras se ha estancado en gran parte de Estados Unidos.

Ver comentarios