Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



NACIONALES


Fútbol tico: goleado y golpeado

Luis Fernado Rojas [email protected] | Jueves 10 junio, 2010



Mañana arranca la Copa Mundial
Fútbol tico: goleado y golpeado
El balompié apenas sigue animando a los aficionados en el país, mientras enfrenta muchos desafíos, tanto a nivel de la Selección como de los clubes privados

El aficionado tico sin duda pasará un junio entretenido, viendo en la televisión desde Sudáfrica las mejores selecciones del planeta.
Sin embargo, una vez que termine el Mundial, los costarricenses tendrán que aterrizar nuevamente en el panorama bastante oscuro del fútbol nacional; el campeonato, la selección y la problemática deportivo-económica que los envuelve.
Estos problemas que afronta el balompié nacional no son nada fácil de resolver y pasan, entre otras cosas, por mejorar el nivel de competencia y realizar nuevas inversiones en infraestructura deportiva, además de que la Fedefútbol fortalezca a la Selección Nacional mediante un proceso mejor planificado y más acertado.
En lo que al campeonato se refiere, la temporada 2009-2010 experimentó una caída abismal en la taquilla, lo que se puede atribuir a diversos factores, entre otros, a la necesidad de mejores instalaciones, inseguridad producto de la violencia en el fútbol y a la baja calidad de los espectáculos.
La principal prueba del mal estado de nuestro fútbol es que la asistencia total de esa temporada apenas reportó 398 mil personas, en comparación con unas 526 mil en el periodo anterior. El abrupto desplome de la “Sele”, al final de la eliminatoria pudo haber desanimado en parte a muchos aficionados.
“La eliminación fue un duro golpe para todos y por supuesto para el aficionado. Es difícil decir que ya se solventó el efecto que eso causó”, expresó Miguel Chacón, vicepresidente de la Fedefútbol.
Al no clasificar, la Selección dejó de percibir por lo menos unos $9 millones, que la Fifa le hubiese dado, monto del cual la Fedefútbol, los clubes, cuerpo técnico y jugadores iban a percibir una interesante tajada que hubiese caído de maravilla en sus alicaídas arcas.
“Ese dinero que ingresaría a Costa Rica por este concepto era muy importante… para nivelar la economía de la Fedefútbol y para los clubes”, expresó Joaquín Hernández, presidente de la Unión Nacional de Clubes.
Hernández considera que tras lo sucedido, ahora los clubes están en una etapa de austeridad en muchos aspectos y que entre otros factores están tomando conciencia de que no pueden pagar sumas muy altas en contrataciones.
Con respecto a la selección, la tarea es reconstruir un proceso bien planificado y financiado con patrocinios. Actualmente la tricolor conserva algunos auspicios que le permiten sobrevivir (Lotto y Banco Nacional, entre otros) y enfrentar sus gastos primarios (planillas y financiamiento de selecciones), según Chacón.
Como ingreso fijo, la Fedefútbol solo percibe aproximadamente $250 mil, que le asigna anualmente la Fifa, mientras que los partidos amistosos tampoco representan una gran fuente de ingresos, para un país no clasificado al Mundial.
Como si todo lo anterior fuese poco, para el nuevo campeonato nacional los clubes enfrentan el hecho de que ya se deben poner en práctica las nuevas disposiciones de la Fifa, que entre otras cosas exige estados financieros sanos y mejor infraestructura, en los equipos que militan en la primera división.
Ante todas estas circunstancias, recuperar la credibilidad para que el público retorne a los estadios y se apasione por el fútbol no es tarea fácil. La creciente incursión de servicios de televisión por cable, permite cada vez a más seguidores de este deporte ver los mejores equipos del mundo, lo que merma el interés por el balompié local.
“Si tienes la opción de ver fútbol español, inglés e italiano y los partidos nacionales son malos, a la vez que están disponibles en la tele, no hay nada que te apasione para ir al estadio, excepto un clásico decisivo o un partido de la sele, de vez en cuando”, explicó Pablo Molina, estudiante universitario y aficionado al fútbol.
Aparte de lo anterior y en detrimento siempre del espectáculo, está que debido a su difícil situación económica, los clubes deben vender o no pueden retener a sus mejores jugadores; Celso Borges, Cristian Bolaños, Alvaro Saborío en el caso de Saprissa, y Carlos Hernández, Pablo Herrera y Bryan Ruiz, en el caso de la Liga, para dar solo unos ejemplos de esto que provoca un círculo vicioso en esta situación.
“Eso sucede porque en estos tiempos difíciles, hay que contar con un presupuesto realista”, explicó Víctor Badilla, gerente deportivo del Saprissa.
Así las cosas, el reto de los clubes actualmente es salirse de ese círculo vicioso, con medidas que deben incluir mejorar su infraestructura, presentar espectáculos adicionales al propio partido, de modo que la gente que asiste cuente con algo más, que no recibe el televidente, y hasta pensar en reducir el número de equipos en la primera división procurando mejorar la calidad del juego, además de formatos más interesantes del torneo que motiven la participación de más patrocinadores. Una esperanza para el fútbol es que por fin se pongan en marcha, y de manera exitosa, las apuestas deportivas que refuercen económicamente a los clubes.
De lo sucedido con la selección nacional, parece quedar claro que la dirigencia se mostró poco capaz de reaccionar ante las condiciones cambiantes, cuando el equipo empezó a fallar en la segunda parte de la ronda eliminatoria, lo que impone la necesidad de más planificación y una asesoría profesional de cara al proceso hacia 2014. Eso implicará, entre otras cosas, coordinación para que las selecciones puedan conjuntarse mejor a través de un buen plan de fogueos que no choque con el campeonato nacional.
“Actualmente hay un constante diálogo con los clubes para coordinar con los equipos de la primera división y la liga de ascenso, que también aporta a las selecciones menores”, dijo Miguel Chacón.
Dependiendo de que el entorno económico general del fútbol sea positivo, existe la posibilidad de incrementar el valor del patrocinio de la selección y los equipos, de modo que cuenten con mayores recursos económicos.

Luis Rojas
[email protected]