Fútbol mexicano llora masacre al Tri y dirigencia ratifica a Osorio
Arturo Vidal no anotó, pero fue uno de los culpables de despedazar la defensa azteca. Omar Torres-AFP/La República
Enviar

México pasó en tan solo 90 minutos de vivir un cuento de hadas a una pesadilla.
La selección mexicana se encontraba en un gran momento luego del sufrimiento para clasificar al Mundial de Brasil. Llegaron a convertirse en la selección con la racha de más partidos sin perder: 22 y al mando del técnico Juan Carlos Osorio sumaban nueve triunfos y un empate.
En la Copa América siguieron su camino de éxitos, conquistando el primer lugar de su grupo, pero cuando se toparon con Chile se vino el terremoto.
Un desastre tan grande como los siete goles que encajaron los mexicanos ante el campeón defensor.
Resumido por los diarios con fuertes términos como el titular de Récord de “Tridículo” en alusión al nombre de su escuadra y resumido como una “pesadilla traumática”.
El Diario Milenio recalca que “el cuadro nacional parecía anestesiado, sin reacción y maniatado por la solidez del rival, por la velocidad y el toque. Eso desde el primer minuto de juego”.

Por su parte, el conocido José Ramón Fernández, en su cuenta de Twitter, sentenciaba que Chile los devolvió a la realidad.
“México está al nivel de la Concacaf no de confederaciones mejores. Se puede ganar un partido y punto”.
Mientras tanto, nadie se salvaba de los señalamientos, empezando por el técnico Osorio, del que muchos afirmaron que debía ser despedido después de la derrota más abultada en una competición que ha sufrido México.
Sin embargo, la Federación Mexicana no dejó pasar mucho rato para ratificarlo. Santiago Baños, director deportivo de Selecciones Nacionales, salió al paso para comentar que no tenían un “plan B”.
“Osorio seguirá… Simplemente todos tuvimos una mala noche, no hay más. Responsables somos todos y no vamos a tomar ningún tipo de decisión. Hay un proyecto y lo vamos a respetar y apoyar”, apuntó.
El técnico colombiano llegó a su conferencia de prensa más amarga desde que asumió el puesto para tomar su responsabilidad.
Osorio, criticado por sus constantes rotaciones en el equipo, fue claro en qué falló en el planteamiento.
“Me equivoqué en todo. Quisimos salir a disputar la posesión, y aunque usamos tres volantes, nunca pudimos controlar el juego. Y defensivamente fuimos muy frágiles. Chile disfrutó de un gran rendimiento colectivo, mientras que nosotros no estuvimos a la altura”, dijo.
Con las maletas llenas de dudas y la confianza por el suelo, México se devolvió a casa.



 



Ver comentarios