Enviar
Futbol español contamina finanzas públicas

España, el campeón mundial de fútbol, sale perdiendo en lo que a las finanzas del deporte se refiere.
Menos de tres meses después de haber recibido el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a la selección nacional victoriosa en Madrid, el Congreso aprobó una moción el 21 de septiembre, con 332 votos a favor y uno en contra, para presionar a los equipos de fútbol a que paguen impuestos atrasados por una cantidad equivalente a $800 millones.
Los impuestos vencidos están afectando a España al tiempo que el país trata de reducir su déficit de presupuesto con medidas como congelar las pensiones y eliminar los subsidios para nuevas madres. El Gobierno socialista presentará en 2011 un proyecto de ley que busca controlar el gasto en transferencias y salarios de los clubes de fútbol, que hizo que la deuda combinada de los 20 equipos principales ascendiera a 3.500 millones de euros ($4.800 millones) en junio de 2009, según una investigación de la Universidad de Barcelona.
“Hay una dinámica en el fútbol que es totalmente racional y contamina al sector público”, dijo en una entrevista Francisco Jorquera, portavoz del Bloque Nacionalista Galego en el Congreso, que presentó la moción. “Muchos equipos de fútbol están técnicamente en bancarrota”.
La presión de los aficionados para ganar juegos ha hecho que los equipos gasten más de lo que pueden en jugadores desde los años noventa, según José María Gay, profesor de la Universidad de Barcelona que dirigió la investigación.
Hasta junio de 2009 el Valencia, seis veces campeón de España, debía 552,9 millones de euros a entidades prestamistas, otros equipos y las autoridades fiscales, más de seis veces su ingreso anual, según el último informe de sus cuentas. El Atlético de Madrid tenía una deuda de 511 millones de euros, según la investigación de Gay. No obstante, el equipo sigue dispuesto a gastar en el mercado de transferencias.
El 30 agosto, el “Atletic” hizo una oferta de 11 millones de euros al Galatasaray por el mediocampista Arda Turan, según la copia de un fax colgada en la página web del equipo turco. El Galatasaray rechazó la oferta.
“Es una locura, pero no es algo que preocupe a la afición”, dijo Juan Carlos Prieto, conductor de autobús que dirige un club de fanes del Atlético en Patones, cerca de Madrid. “Solo nos importa si ganamos o no”.
Los directores de los equipos de fútbol son los principales culpables del endeudamiento, dijo Antonio Martín, director de un curso de Administración Deportiva en la escuela de negocios del Instituto de Empresa en Madrid. Las deudas fiscales combinadas son de hasta 10 veces las del fútbol inglés.
“Algunos directivos no han dirigido los equipos de fútbol con el mismo rigor que administran sus propias empresas”, dijo Martín.
“Es políticamente costoso interferir en el mundo del fútbol”, dijo Jorquera. “Nadie quiere hacer que un equipo de fútbol quiebre”.

Madrid
Bloomberg
Ver comentarios