Logo La República

Jueves, 29 de octubre de 2020



ÚLTIMA HORA


Funcionarios judiciales se internan en reserva indígena para entregarle pensión a madre soltera

Recorrieron 65 kilómetros por camino peligroso en zona montañosa

Danny Canales [email protected] | Viernes 10 abril, 2020 02:28 pm

Madre indígena recibiendo los recursos de la pensión alimentaria
Más de dos horas después, los empleados judiciales encontraron la casa de la familia a la que entregarían la pensión alimentaria. Cortesía / La República


Dos funcionarios judiciales se internaron en la comunidad indígena Yauvin de Cabagra, en Buenos Aires de Puntarenas, para entregarle los recursos de la pensión alimentaria a una madre soltera.

La acción le evitó a la beneficiaria el tener que desplazarse 14 horas a pie, por una quebrada y peligrosa zona montañosa, para poder recibir los recursos, debido a que el servicio de autobús está suspendido.

Lea más: Poder Judicial cierra hasta el 13 de abril ante pandemia del Covid-19

La entrega se hizo efectiva este miércoles 8 de abril, dos días después de que el padre del menor depositara el aporte en el Juzgado Contravencional de Buenos Aires, para no incumplir con su obligación ante el cierre de la sucursal del Banco de Costa Rica, durante esta semana.

Tras recibir los recursos, el juez contravencional Danny Gutiérrez y la coordinadora judicial Guaira Camacho, intentaron comunicarse con la madre a los números registrados, pero les fue posible.

“Lo intentamos lunes y martes y no fue posible ubicarlos porque no nos entraba la llamada, por lo que decidimos pedir un vehículo para ir a dejarles el dinero para que pudieran atender sus necesidades básicas (…) debemos recordar que Buenos Aires es el segundo cantón más pobre del país”, comentó Gutiérrez.

Se fueron bajo el riesgo de no encontrarlos porque no sabíamos si iban a estar o si iban a dar con la dirección.

Lea más: Starbucks y Subway envían alimento con mensajes de aliento a colaboradores del hospital de Alajuela

Así recorrieron 65 kilómetros en un estrecho camino donde solo cabía el vehículo y no daba opción de arrepentirse, pues era imposible dar vuelta al tener un paredón a un lado y un guindo al otro, contó el juez Gutiérrez.

La travesía en un vehículo con tracción en las cuatro ruedas les tomó más de dos horas para llegar hasta la casa de la madre y varias experiencias en el camino.

Una fue que los vecinos de la comunidad indígena cerraron la calle para evitar el ingreso de visitantes, como medida de prevención ante el Coronavirus, por lo que hubo que negociar para que les permitieran continuar.

Otra fue el tener que ir preguntando la dirección a las pocas personas que se encontraron en el camino, apegados fielmente al protocolo de salud ante el Coronavirus de mantener la distancia ya que no llevaban mascarillas pues prefirieron dejar el poco equipo disponible a los compañeros que están atendiendo usuarios.

Al final la recompensa fue inmensa, pues no solamente dieron con la dirección sino además recibieron la gratitud de la familia beneficiaria.

“La alegría de esa familia valió la pena el esfuerzo que realizamos; es algo que lo volvería a hacer, porque nuestro trabajo es servirles a todos los usuarios”, comentó el juez.


NOTAS RELACIONADAS






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.