Enviar
Por recortes presupuestarios en clínicas y hospitales
Fuerte pugna entre médicos y la Caja

Emergencias y consultas nocturnas podrían suspenderse en julio

Representantes del Colegio de Médicos y la Caja de Seguro Social se pusieron los guantes por los recortes presupuestarios de hasta un 30% en clínicas y hospitales públicos.
Mientras los médicos aseguran que los servicios de consulta externa y emergencias dejarán de brindarse a partir de julio entre 4 p.m. y 7 a.m. por falta de recursos, los jerarcas de salud niegan cualquier recorte y señalan que más bien el presupuesto creció un 8,6% este año.
Los servicios de salud que corren mayor riesgo de suspenderse son los que requieren el pago de especialistas como pediatría, cirugía, medicina interna, obstetricia y anestesiología.
Representantes del Colegio de Médicos invitaron a las autoridades de la Caja a buscar una solución conjunta; sin embargo, los jerarcas de la entidad respondieron que los facultativos tienen tareas específicas y realizar denuncias no se encuentra entre ellas.
“Para nosotros esta es una muestra de la prepotencia de quienes administran la institución”, afirmó Alexis Castillo, presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos.
La organización de los servicios médicos de la Caja debe estar sujeta al control no solo de las entidades formales que por ley tienen esa misión, sino también por los ciudadanos, expresó el médico.
“Les recordamos a las autoridades de la Caja que la institución fue promovida, creada y desarrollada por ilustres médicos visionarios. Eso nos da la autoridad moral para defenderla de las ocurrencias de los actuales administradores”, sentenció Castillo.
Esto, después de que Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la Caja, criticó la denuncia presentada por los médicos referente a la posibilidad de que la atención de pacientes peligraría por escasez de recursos a partir de julio.
La función del Colegio es enfocarse en velar por el correcto ejercicio profesional de la medicina y no inmiscuirse en aspectos que tienen que ver con la gestión institucional, indicó Balmaceda.
“No es posible que un presupuesto que ha crecido en un 8,6% tenga un déficit como el que se señala, cuando apenas han trascurrido tres meses y medio del año”, expresó la jerarca.
A pesar de esto, Balmaceda reconoció que apuestan por una mayor eficiencia en la ejecución presupuestaria, para que los planes de gastos se ajusten a la productividad de los centros hospitalarios.
“Lo que no podemos seguir tolerando son las guardias dormilonas que no se traducen en servicio a los pacientes”, concluyó Balmaceda.

Johnny Castro
[email protected]


Ver comentarios