Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Fuerte déficit amenaza recuperación

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 30 mayo, 2011



Faltante superará 5% del Producto Interno Bruto, el más alto desde 1994
Fuerte déficit amenaza recuperación
Infraestructura, educación, salud y seguridad sufrirán por falta de inversión


El elevado déficit fiscal con que cerrará 2011 —más del 5% del Producto Interno Bruto (PIB)— afectará a corto y mediano plazo el disponible para inversión en salud, seguridad, infraestructura y educación, pudiendo afectar la recuperación tras una pérdida en eficiencia y competitividad de la economía nacional.
Este se consolidaría como el déficit más alto desde 1994.
El panorama para el próximo año es peor. Si la relación entre ingresos y gastos sigue tal como está, el faltante alcanzará el 6% del PIB, lo que convierte el déficit en una pesada carga sobre las espaldas de la economía nacional.
Algunos economistas consultados consideran que este es un problema que los costarricenses enfrentarán por un largo rato y les preocupa que afecte las expectativas de los empresarios y empiecen a despedir empleados ante un temor de recesión.
“Por el momento no pareciera que exista el sentido de urgencia ni el ambiente político para resolver el problema en el corto plazo. En el Congreso se habla de empezar desde cero. Pareciera un tema que va a seguir en el tintero por buen rato”, dijo Alberto Franco, consultor de Ecoanálisis.
Para la mayoría de los organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, el actual déficit costarricense es de carácter transitorio y es una de las consecuencias de un aumento momentáneo del gasto para hacer frente a la pasada recesión económica (entre ellas las acciones del Plan Escudo).
“Sin embargo, mucho del actual gasto se dio en rubros sumamente difíciles de revertir (pensiones y salarios). Esta situación hace que la condición del déficit fiscal, entre el permanente y el transitorio, dependa básicamente de la capacidad de Hacienda para incrementar los ingresos de forma sustancial”, dijo Adriana Rodríguez, de Aldesa
Aunque es prácticamente consenso nacional la existencia de una preocupación de que es necesario tomar acciones para controlar el déficit, a la hora de plantear soluciones los afectados no se ponen de acuerdo, y el tiempo pasa en espera de una solución.
Está claro que se deben aumentar los ingresos, pero el cómo hacerlo es lo que cambia.
“Se deben fijar medidas de recuperación inmediata, en el caso del país un aumento de la inversión extranjera, una disminución del gasto y la esperada reforma fiscal que debe buscar mayor eficiencia en el cobro del tributo y no necesariamente aumentarlo”, explica Alfredo Puerta, de la firma Estrategia Financiera.
Pero el panorama para subir impuestos es muy oscuro, dado el rechazo generalizado a la Ley de Solidaridad Fiscal y sus recientes cambios, en tanto que el recorte de gastos puede ser contraproducente en el futuro.
Asimismo, varios economistas coinciden en que el crecimiento económico es el mejor remedio fiscal dado que un aumento en ingresos siempre se relaciona con incrementos en la recaudación por ventas, aduanas y renta.
Lo cierto es que actualmente la economía internacional no muestra señales de fuerte dinamismo y por lo esta no es una solución con la que se pueda contar pronto.



Carolina Acuña
[email protected]