Enviar
Fuerte cierre electoral venezolano

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el líder de la oposición, Henrique Capriles, quemaron ayer sus últimos cartuchos con fuertes discursos para conquistar más votos en los comicios del próximo domingo.
En nutridas concentraciones, ambos aspirantes apremiaron a sus simpatizantes para que no desistan de su tarea de sumar adeptos, mientras Chávez cerró su campaña electoral bajo la lluvia y con la promesa de no fallar, Capriles en un acto en el estado Cojedes pidió que "el huracán de calle" se convierta el domingo "en millones de votos".
"Yo no les fallaré, seré fiel para siempre al pueblo de Venezuela, a la vida de Venezuela, a la juventud venezolana", prometió Chávez ante lo que denominó como una "avalancha roja" conformada por cientos de miles de seguidores.
Después de un periplo que emprendió el lunes en su natal Sabaneta (suroeste) y continuó por los estados de Barinas, Cojedes, Yaracuy, Aragua y Carabobo, Chávez exhibió su respaldo popular con una concentración que colmó varias avenidas del centro caraqueño, bastión del chavismo.
La conocida avenida Bolívar, donde el pasado domingo el aspirante opositor presidencial, Henrique Capriles, también encabezó un acto de campaña masivo, sirvió de escenario para la concentración oficialista, que desde tempranas horas concitó a decenas de miles de seguidores que se movilizaron en metro, autobuses, motos o a pie.
"Viva Venezuela libre, viva el 7 de octubre", gritó el gobernante mientras entonaba el himno nacional en la apertura de un acto en el que arengó a sus seguidores con más vivas a la revolución, al socialismo, al pueblo venezolano y al libertador caraqueño Simón Bolívar.
Bajo la lluvia que cayó sobre la ciudad y protegido con una chaqueta impermeable, Chávez arrancó su discurso de cerca de media hora proclamando que "llegó la avalancha bolivariana a Caracas".
"Estamos felices, hoy jueves 4 de octubre, cerrando campaña en el valle de Caracas", afirmó el jefe de Estado, quien recordó que hoy se celebra el día de San Francisco de Asís, cuando se espera el "cordonazo", como se le conoce a las lluvias de estas fechas.
"Cuatro de octubre y hay un solo grito que se oye por toda Venezuela: gana Chávez el 7 de octubre", sentenció el gobernante, a quien en junio de 2011 le diagnosticaron cáncer que lo ha obligado a dosificar el ritmo de su campaña.
Por su parte,en un breve discurso ante miles de seguidores, el abanderado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que reúne a los partidos opositores al presidente y aspirante a la reelección, Hugo Chávez, dijo que su campaña, en la que ha visitado más de 300 ciudades en los tres meses de campaña, ha sido simplemente "grandiosa".
Además de Cojedes, Capriles remató ayer con un gran acto en Barquisimeto, tras lo cual deberá guardar silencio electoral, como establecen las normas de los comicios a todos los candidatos dos días antes de las elecciones.
"Hoy que estamos en el último día para cerrar esta etapa quiero pedirles una cosita: vayan y toquen la puerta a su vecino y le dicen que el voto es secreto", exhortó Capriles a sus seguidores en Cojedes, tras repetir que el Gobierno de Chávez "mete miedo" con tomar represalias contra quienes no voten por su proyecto.

Caracas, Redacción La República/EFE

Ver comentarios